Camilo revela RD debe pagar
US$100 millones a off-shore

POR SOILA PANIAGUA
El superintendente de Bancos,  Rafael Camilo, declaró ayer que la decisión de las pasadas autoridades, de asumir los compromisos de los bancos quebrados con sus depositantes en el exterior, ha generado cuantiosas erogaciones en dólares de los que todavía quedan pagos por unos US$100 millones con uno de los “off-shore” que tenía sede en Panamá.

Camilo dijo, además, que la ausencia de una supervisión consolidada de esos bancos nacionales con sus intermediarios en el exterior, agravó la crisis bancaria dominicana.

El funcionario ofreció el dato tras anunciar la implementación de la supervisión financiera consolidada para Centroamérica y la República Dominicana, con miras a unificar los manuales de cuentas y de las normas y sistemas de vigilancia sobre entidades de intermediación en la región.

Según el funcionario, la supervisión consolidada evitaría que se produzcan quiebras bancarias originadas en malos manejos de entidades con sus intermediarios en segundos países, para captar depósitos en divisas, conocidos como bancos “off-shore”.

Manifestó que si hoy se habla de globalización es, sobre todo, por la mundialización de la comunicación y de las informaciones de carácter financiero.

“Aspiramos a un sistema de supervisión que salve a las naciones de Centroamérica, de problemas con las entidades financieras transfronterizas”, dijo Camilo.

El país atravesó el año pasado la crisis de mayor importancia en la historia de su sistema financiero, motivada por acciones fraudulentas y por malas administraciones con la quiebra de tres bancos, al comprometer el 20 por ciento de su Producto Interno Bruto, indica un documento entregado  por el departamento de comunicaciones de la Superintendencia de Bancos.

Abogó porque cada superintendente de Bancos de cada país de la región centroamericana, conozca lo que pasa con las entidades que supervisan y sus intermediarias transfronterizas.

Estimó que con eso se evitaría sorpresas que desborden a las autoridades, “como aconteció en la República Dominicana el año pasado”.

Exhortó a las autoridades monetarias y financieras de la región, a promover la unificación de otros aspectos necesarios para facilitar el trabajo en conjunto, como son las leyes y normas de supervisión que permitan la consolidación, así como a impulsar la capacitación de sus respectivos recursos humanos.

 La confianza en las ejecutorias del Estado como vigilante y garante de la idoneidad del sistema financiero, es una condición indispensable para que los usuarios depositen sus recursos en las instituciones de intermediación financiera, sostuvo.

“Nosotros debemos cada día fortalecer más la administración monetaria y financiera en sentido general, pero sobre todo la supervisión bancaria, porque sin esos ahorros no hay inversión y sin inversión no habrá desarrollo ni disminución de la pobreza”, dijo.