Camionero venezolano que pone el ejemplo

P1

Dijo llamarse Bernardo Almonte, un joven venezolano, chofer de un camión cuya compuerta trasera se abrió y derramó un lodo amarillento y piedras al pavimento de la avenida Los Beisbolistas, justo frente a la iglesia de Manoguayabo, Santo Domingo Oeste.
Nervioso bajó y pidió una pala, luego exclamó ¡tantos problemas y ahora esto! Un vecino la buscó y el joven recogió el lodo y las piedras. Los camioneros dominicanos botan desperdicios en las vías “y pie para que te tengo”.