Campesinos critican efectos tiene para ellos la minera  Barrick Gold

http://hoy.com.do/image/article/488/460x390/0/E4B60AE2-DCDA-4990-AC96-EDA99CE25151.jpeg

Pueblo Viejo, Sánchez Ramírez. Hay  incertidumbre entre los pobladores de Maimón y Cotuí. De la noche a la mañana, un decreto presidencial convirtió en  “Parque Nacional Aniana Vargas” la zona en que han vivido por años y de la cual  obtienen el sustento, dejándoles como única salida aceptar el poco dinero que les entregan a cambio de  abandonar el área.

Atribuyen su  situación   a las consecuencias negativas que les ha ocasionado la instalación de la empresa minera Barrick Gold en Pueblo Viejo, criticada además por la carga de contaminantes nocivos que arroja al ambiente.

Con impotencia y enojo, el campesino José Dolores, de 60 años, sólo entiende que tendrá que irse, sin saber  a qué lugar.

“Yo lo que pido es que me compren la tierrita por lo que vale, que no me engañen, porque eso es mío”.

Sin embargo, explica que se enteró de la situación por los comentarios entre los demás hombres que ‘echan días’ como él, porque ninguna autoridad  se les ha acercado.

Su preocupación es la misma de Eleodoro Vásquez, a diferencia de que a éste ya le tocaron las pérdidas. “A mí se me murieron 38 cerdos y 14 ovejos de una crianza que tenía en la orilla del arroyo Margajita. Los pocos animales que me quedaron los llevé a otro lugar, pero ahora también hay que dejar la casa e irse”, se quejó.

Un robo y una estafa

El presidente del Consejo Ambiental del Cibao,  Eduardo de Peña, calificó de  estafa para el Estado y robo para los campesinos el contrato suscrito con la Barrick Gold. Dijo que para desalojar a los campesinos con  plantaciones de cacao les pagan a seis mil pesos por tarea, cuando el costo real es RD$60 mil.

 Dijo que en Los Cacaos, La Laguna, El Yagal y otras comunidades instan a los propietarios a coger el dinero o a salir por la fuerza.

“Pero yo soy afectado. Tengo una propiedad que está tasada en RD$22 millones y, sin consultarme, me hicieron un cheque de RD$4.0 millones para que la abandonara pero, cuando les dije que no, la ocuparon”, explicó, tras señalar que el caso está en la justicia.

Daños

Sobre los daños al medioambiente, dijo  que para producir una onza de 24 kilates hay que moler 18 mil toneladas  de tierras contaminadas, invertir 190 mil galones de agua que saldrán de la Presa de Hatillo y  usar una gran cantidad de mercurio, que es  un químico altamente contaminante.

Expresó que es precisamente esa carga la que se está reflejando en el arroyo Margajita y que llegará hasta la presa de Hatillo. “El mercurio envenena las aguas subterráneas y superficiales y eso va a llegar al bajo Yuna que produce el 60 por ciento del arroz y los dominicanos van a sufrir diferentes enfermedades catastróficas como cáncer”, advierte.

Lamentó que en el país se haya permitido la instalación de esa minera a sabiendas de que el Estado carece de la estructura necesaria para enfrentar esos daños ambientales.

Dijo que en todos los lugares en que se explotan minas a cielo abierto la minera es responsable de los  daños, pero en el país no.

Mientras, en medio de las discusiones técnicas y los trabajos los campesinos sólo esperan que se les ofrezcan soluciones para, al menos, irse a otro lugar y no morir envenenados.

Carga de energía

El ingeniero químico Cristino de la Cruz dijo que, además de la contaminación por los ácidos que, vaticinó, llegará hasta Samaná, otro problema lo constituye la contaminación electromagnética debido al uso de cables que llevan más de 250 mil voltios. Explicó que cuando pasa corriente el  campo magnético se extiende por casi  500 metros y la Barrick sólo está comprando 40, o sea, quienes vivan en el espacio restante sufrirán las consecuencias”, indicó.

El Contrato

Fue firmado por el Estado con la Barrick Gold luego de que esta empresa comprara los derechos a la Placer Dome en una negociación calificada por expertos de estafa. De acuerdo con las cláusulas,  la minera Barrick Gold invertirá tres mil millones de dólares y cuando recupere esa inversión y tenga más del 10% de beneficios  comenzará a pagar al Estado sus beneficios.  Además el mismo Estado Dominicano será el responsable de subsanar los daños ambientales que se deriven con la explotación de la mina que, sin iniciar, ya tiene sus efectos.