Cañada propaga enfermedades

Entre los residentes en los alrededores de la cañada de Ñagá, del municipio de Haina, abundan los problemas bronquiales,  las erupciones en la piel, y otras enfermedades, debido al alto grado de contaminación que ésta genera, según un diagnóstico ambiental realizado.

En la zona estudiada se detectaron fuertes y desagradables olores generados por la cañada, foco de producción de mosquitos y dediferentes plagas.

Entre los problemas de contaminación que se observan  figuran disposición de desechos sólidos y líquidos de las viviendas próximas a la cañada.

Además, instalaciones  hidráulicas que presentan averías; las cuales ligadas a  la diferencia de presión cuando se detiene el suministro que hace que agua del  exterior penetre en la tubería.

Esta agua contaminada  pasa a ser consumida por los usuarios.

También existe el inconveniente de la diferencia de nivel entre la cañada y la playa, lo que no permite el libre flujo del agua.

La cañada de Ñagá, ubicada en los Bajos de Haina, tiene una longitud total de 1,121.7 metros.

El estudio fue realizado por Gaspar Montero, Sergio Danilo Díaz, Yluminada Ortega López, Modesto Hernández y Félix Nina como parte de una maestría en Ciencias en Ecología y Medio Ambiente que cursan en  la Universidad  Nacional Pedro Henríquez Ureña (UNPHU). Contaron con la asesoría del catedrático César Amado Martínez.

Propuesta. Para mejorar las condiciones de salubridad ambiental y socioeconómica de los moradores próximos a la cañada, los  maestrantes proponen el saneamiento adecuado, a través de una red enterrada o sin apertura a zanja, ya que las redes de saneamiento a cielo abierto, permiten que las personas continúen usándolo para disponer residuos, persistiendo así los problemas de contaminación.

La propuesta incluye que la zona saneada sea transformada en un área de atractivo natural que coadyuve a propiciar una educación ecológica y de preservación. Además la construcción de una “letrina seca abonera familiar”.