Canadiense fabricaba ron clandestino último apresado por fiscal Ceballos

POR ARIDIO PERDOMO
SOSUA, Puerto Plata.-
El último allanamiento practicado por el malogrado procurador fiscal de este municipio, licenciado Teódulo Ceballos Peñaló, fue contra un canadiense, al que las autoridades le decomisaron una fábrica clandestina de ron, y quien ya está en libertad en virtud de un recurso de habeas corpus.

Ceballos Peñaló practicó la requisa en compañía de agentes de la Policía Turística (POLITUR), a las ocho de la mañana, y en el operativo fue apresado Jessen Callan, de 26 años, residente en la calle Los Amigos, de la urbanización La Mulata segunda, quien lleva varios años residiendo en esta localidad.

Ese mismo día, en horas de la noche, el pocurador fiscal fue muerto de un tiro en la nuca a manos de miembros de la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD), en un incidente que está siendo investigado por una comisión designada por el procurador general de la República.

En el juzgado de la instrucción del distrito judicial de esta ciudad se informó a redactores de Hoy que Callan salió en libertad la mañana de este domingo, luego de que sus abogados, encabezados por el doctor Víctor Mena, interpusieran un recurso de habeas corpus.

Tras el apresamiento del canadiense, el fiscal Ceballos Peñaló declaró que el extranjero añadía a la bebida alcohólica que comercializaba clandestinamente un químico que producía éxtasis a quienes la ingerían.

Dijo que una joven que tomó dos sorbos de esa bebida durmió por un espacio de 12 horas, y al recobrar el conocimiento hablaba de manera incoherente, lo que provocó que se iniciara una investigación al respecto, que llevó a las autoridades del Ministerio Público y de la POLITUR a practicarle un allanamiento a la fabrica clandestina de ron.

Las autoridades encontraron en la residencia 12 botellas de una bebida alcohólica hasta el momento desconocida, 17 tubos de ensayo de laboratorio, un filtro, una caldera y una gran cantidad de plantas de cactus para la elaboración de la bebida.

El director de la sección turística de la POLITUR en este municipio, mayor Francisco Quezada Ramírez, dijo que la fábrica propiedad del canadiense carecía de registro fitosanitario y del permiso correspondiente de la Secretaría de Industria y Comercio, para operar como tal.

Quezada Ramírez reveló que las bebidas fueron enviadas de inmediato al Instituto Nacional de Ciencias Forenses (INACIF), en Santo Domingo, a fin de que se determine sus componentes químicos.

Se informó que algunas personas oriundas de esta comunidad, que laboran en la citada fábrica de alcoholes y rones clandestinos junto a Callan, tan pronto se percataron de la presencia de la Policía y de las autoridades de la Fiscalía, huyeron del lugar.