Cancelaciones selectivas

Unos elogian su “sinceridad”, otros critican su imprudencia, mientras las  peledeístas  afectadas por las cancelaciones en el Ministerio de la Mujer la maldicen, pues además de perder su empleo salieron sin un chele y desacreditadas por la etiqueta de ineficientes que sin querer queriendo les colgó Janet Camilo. La funcionaria, quien negó que en ese ministerio se hayan producido cancelaciones masivas, explicó que solo fueron separadas de la institución menos de 80 peledeístas,  para colocar en su lugar a “dirigentes eficientes” del PRD.  Y aclaró  que el presidente Danilo  Medina y el PLD están al tanto de esos despidos, como queriendo decir que le dieron su visto bueno o que al menos no se los prohibieron, recordando además, como si hiciera falta, que esos nombramientos son parte del acuerdo electoral  suscrito entre el PLD y el PRD las pasadas elecciones. Dudo mucho, sin embargo, que la explicación  ofrecida por la funcionaria deje complacida a la denunciante, la Secretaria de la Mujer del PLD, Flavia García, quien en un documento que hizo público  el pasado 25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer, expresó su indignación por la cancelación de “decenas de compañeras con mas de diez años trabajando  en esa institución, algunas de ellas enfermas, sin que hasta la fecha se les haya pagado sus prestaciones laborales”. Porque lo cierto es que  esas mujeres no solo han sido víctimas  de violencia  política y económica al ser despedidas sin una razón laboral válida, como sostiene Flavia García, al parecer su única doliente en el PLD, sino que  son  víctimas también de una alianza electoral que,   como sostienen por lo bajo, de la boca para adentro,   muchos peledeístas, ha sido sobrevalorada por el presidente Danilo Medina.