Canciller aborda cultura de igualdad y crisis de Haití, ante la OEA

Canciller aborda cultura de igualdad y crisis de Haití, ante la OEA

El canciller de la República Dominicana, Roberto Álvarez

La equidad de género es una prioridad para el gobierno dominicano a tal punto, que el presupuesto general del Estado Dominicano para el 2022-2023 ha priorizado la promoción de acciones para una cultura de igualdad.

Así lo expresó el canciller de la República Dominicana, Roberto Álvarez, en su reciente ponencia ante la 52va Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos, que se realiza en Lima, Perú.

“Celebramos la elección del tema central de esta asamblea, «juntos contra la desigualdad y la discriminación» que nos permite abordar de manera integral temas como la promoción de la inclusión social, la protección de los derechos humanos y libertades fundamentales, la reducción de la brecha digital, la aplicación del enfoque de género en las políticas públicas, entre otros temas de suma importancia», dijo Álvarez, en la introducción de su discurso ante los jefes de delegación de los países miembros de la OEA.

El ministro de Relaciones Exteriores expresó también que las mujeres son el pilar fundamental de la sociedad y la familia por lo que parte del presupuesto priorizará la prevención, atención y protección ante la violencia de género y las acciones focalizadas en las mujeres.

Le puede interesar: País acogerá la X Cumbre de las Américas en 2025

“Los datos demuestras que la mayoría de los hogares pobres y vulnerables son aquellos encabezados por madres solteras, por eso el presidente Abinader está empeñado en abrir nuevas vías de financiamiento accesible para estas”, dijo Álvarez.

El canciller aseguró que diseñar microcréditos para las madres solteras, es una poderosa herramienta para combatir la pobreza en República Dominicana.

Crisis de Haití con efectos en RD

El canciller hizo referencia a lo dicho por el presidente Luis Abinader, en el Consejo Permanente de la OEA, de que la más duradera y consistente respuesta a la crisis haitiana debería venir de los haitianos, además de que la asamblea general debe dar pasos para un intercambio constructivo y fluido con el gobierno haitiano y las Naciones Unidas.

Reiteró que se prohíba el tráfico de armas en Haití, se congele los activos y se le impida viajar a los que promueven la violencia, así como que se mejoren los esfuerzos para fortalecer a la policía nacional haitiana y se llegue a un acuerdo político urgente de todos los líderes haitianos.

Condenó que una banda criminal liderada por un delincuente común niegue el suministro de combustible vital y deje en vilo a una población de 11 millones de personas, simplemente cortando la salida de camiones de combustible de la terminal de Varreux.