Canciller de Haití: Lo importante es tranquilizar los espíritus y seguir avanzando

Brutus

AP. Los cancilleres de Haití y República Dominicana reanudaron el viernes las reuniones periódicas de una comisión bilateral para tratar proyectos migratorios, comerciales, de turismo y seguridad que habían quedado suspendidas debido a la situación política electoral haitiana.

“Este es un momento estelar, estamos dando muestras fehacientes de que ambos gobiernos tienen la voluntad de fortalecer nuestras relaciones y el desarrollo conjunto”, dijo a periodistas el canciller dominicano Andrés Navarro poco antes de comenzar el encuentro.

Lo importante es “tranquilizar los espíritus y seguir avanzando hacia la colaboración”, dijo el canciller haitiano Pierre Duly Brutus a periodistas a su llegada el viernes a la cancillería.

Las citas de la comisión bilateral habían comenzado el 7 de enero de 2014 con la mediación de Venezuela luego de que el año anterior ambos países, que comparten la isla La Hispaniola, habían vivido uno de los momentos más tensos de su relación.

Mientras el gobierno haitiano prohibió en 2013 la importación de varios productos agrícolas dominicanos con el argumento de que eran portadores de la gripe aviar, el Tribunal Constitucional dominicano ordenó ese año abrir juicios individuales para anular la nacionalidad a miles de descendientes de extranjeros, en su gran mayoría haitianos.

Las reuniones fueron suspendidas desde mediados de 2014 debido a los conflictos políticos internos de Haití sobre el debate para celebrar elecciones.

En la última reunión celebrada en julio pasado, el gobierno de Haití se comprometió a dotar de documentos de identidad a los miles de inmigrantes haitianos que viven en República Dominicana para que regularicen su estatus migratorio mediante un programa especial que vence en junio.

Mientras Navarro y Brutus encabezaban la reunión el viernes en la Cancillería, cientos de haitianos que trabajaron gran parte de sus vidas en los cañaverales dominicanos se manifestaban afuera para reclamar al gobierno de Haití que cumpla su promesa de proveerles documentos.

Jesús Núñez, vocero de los manifestantes, sostuvo que cerca de 50.000 trabajadores azucareros haitianos no han podido inscribirse en el plan de regularización de inmigrantes porque carecen de documentos y podrían ser deportados.

La reanudación de los encuentros bilaterales fue acordada el 13 de marzo cuando ambos cancilleres se entrevistaron para distender un nuevo capítulo de los conflictos entre ambas naciones, que incluyó el cierre temporal de los cinco consulados dominicanos en Haití.

El gobierno dominicano había cerrado sus oficinas consulares luego de que tres de ellas fueran blanco de agresiones por parte de manifestantes que protestaban para denunciar que los derechos humanos de los haitianos son violados de forma frecuente en República Dominicana.