Candidato Bayrou deja libres a seguidores

http://hoy.com.do/image/article/301/460x390/0/2C36A262-027B-4EED-9C91-D493373E09C7.jpeg

PARIS (AFP).- El líder centrista François Bayrou, tercer candidato más votado el domingo en la primera vuelta de las presidenciales francesas, anunció ayer, miércoles, que no dará a su electorado ninguna instrucción de voto para el duelo final entre Nicolas Sarkozy y Ségolène Royal el 6 de mayo.

Bayrou puso fin así al misterio sobre sus intenciones de cara a la segunda vuelta, donde el apoyo de su electorado es crucial para ambos finalistas, y aprovechó su increíble protagonismo en la vida política para anunciar que creaba un nuevo partido, el Partido Demócrata, que echará a andar en las legislativas del 10 y 17 de junio. En una inspirada intervención ante la prensa, el político no dudó en criticar ferozmente la personalidad y programa de Sarkozy, al que consideró perjudicial para “la democracia”, y pareció más favorable a Royal, pese a las deficiencias de su proyecto económico.

“No daré ninguna consigna de voto. Estimo que los franceses que votaron por mí son ciudadanos libres de elegir”, explicó Bayrou, de 55 años, que consiguió un 18,5% de los votos el domingo, es decir, 6,8 millones de sufragios.

Desde que se hicieron públicos los resultados, el conservador Sarkozy y la socialista Royal no tuvieron más remedio que tender la mano al líder de centro y a su electorado, al que no dudaron en criticar antes de la primera vuelta.

“No daré marcha atrás en nuestro camino de libertad. No busco, ni aceptaré ninguna sumisión o unión a uno de los dos campos”, insistió Bayrou.

El líder de centro subrayó que no confía en ninguno de los dos candidatos para curar los grandes males de Francia que son, a su juicio, tres: la crisis de la democracia, la crisis social y la crisis económica.

   Sin embargo, sus ataques más severos fueron para Sarkozy, por su gusto “por intimidar y amenazar”, su intención de “concentrar como nunca los poderes”, “su manera de gobernar y su concepción de la sociedad francesa”.

   Bayrou explicó que si este candidato es elegido presidente de Francia “agravará la crisis de la democracia y del tejido social” y “favorecerá a los más ricos”.

   Por otra parte, si Royal gana las elecciones el 6 de mayo, los grandes problemas de la falta de crecimiento y el endeudamiento francés “irán en aumento” ya que el coste del programa que pretende implantar es enorme y contrario a los intereses financieros del país.

   No obstante, Bayrou admitió que la candidata socialista “tiene mejores intenciones en el aspecto democrático y social”.

   “Los franceses están atrapados entre dos peligros: uno sobre la forma de ejercer el poder, y otro, sobre el programa”, resumió Bayrou.

   Así las cosas, el líder centrista aseguró que en este momento él tampoco sabe por quién votar el próximo 6 de mayo.

   “No sé qué haré. Comienzo a saber lo que no haré y creo que si me han escuchado, ustedes también lo adivinarán”, aseguró.

   “Mis inquietudes son más agudas en un caso, más crónicas en el otro. Estoy convencido de que muchos franceses, cerca del 50%, tienen las mismas preguntas que yo”, agregó.

   Según el portavoz del Partido Socialista Julien Dray, el discurso de Bayrou fue positivo para Royal y muestra que “las cosas están cambiando”.

   Por ahora, Sarkozy es favorito de cara a la segunda vuelta, en la que conseguiría entre un 51 y 53,5% de los votos, frente al 46,5 y 49% para Royal.

   En su rueda de prensa en París, Bayrou se dijo dispuesto a participar en un debate cara a cara con los dos finalistas de estas elecciones y subrayó que “en la situación actual es imposible” que acepte un puesto de ministro en el futuro gobierno.

   “No participaré en ningún gobierno que se apoye en principios que no apruebo. Mi ambición es ayudar a la reconstrucción de mi país”, aseguró.

   Según Bayrou, su nueva formación política, el Partido Demócrata, representará “a los franceses que quieran una política nueva, independiente y libre”.

   El líder centrista confirmó además, que Sarkozy y Royal le habían llamado desde el lunes, pero garantizó que no les respondió y que se niega a caer en “el comercio de votos”.

   “No soy totalmente ingenuo, ni creo en los cambios tras la primera vuelta. El 22 de abril a las 20H00 pasé de ser un hombre intratable a un político seductor, agradable y simpático”, ironizó.

   El discurso de Bayrou podría acarrearle represalias en las elecciones legislativas de junio. Su actual partido, la UDF, cuenta con una modesta representación en las Cámaras: 29 diputados y 33 senadores y varios de los diputados ya dieron su apoyo a Sarkozy.