Candidato oficialista gana la presidencia de Honduras

TEGUCIGALPA, Honduras. AP. El candidato oficialista Juan Orlando Hernández aventajaba anoche por más de cinco puntos porcentuales a la aspirante de la oposición Xiomara Castro, según el informe de resultados preliminares difundidos por el Tribunal Supremo Electoral. El presidente de Tribunal dijo que con el 42% de las mesas escrutadas Hernández del Partido Nacional cuenta con 34.15% de los votos y Castro del partido Libre con 28.45%.

En tercer lugar se coloca Mauricio Villeda del Partido Nacional con 21% de los votos.

El resto de los sufragios se repartió en los otros cinco candidatos de agrupaciones políticas pequeñas.

Ulrike Lunacek, jefa de la misión de observadores de la Unión Europea, con unos 100 integrantes, dijo que “nos han dicho que ha sido un proceso transparente… hemos escuchado que el escrutinio ha sido transparente y regular”. “Llamaría a todos los partidos y todos los candidatos y candidatas tener paciencia”, agregó. Voceros del Nacional y de Libre han declarado vencedores a sus candidatos. Ricardo Alvarez del Partido Nacional dijo que “Todas las bocas de urna le dan contundente victoria a Juan Orlando Hernández… No compartimos iniciar una etapa que golpee y afecta a los hondureños”.

“Ayúdennos a transmitir que el proceso ha sido transparente y pacífico. Anunciamos que hemos ganado. Vayamos a las urnas y defendamos y contemos cada voto en cada urna. Cuidémoslas”.

Castro se declaró ganadora, pero antes del primer cómputo oficial. “Por los datos que hemos recibido de nuestras encuestas y las actas recibidas soy la presidenta de honduras. El triunfo ha sido contundente e irreversible”, dijo la esposa del derrocado presidente Manuel Zelaya.

“La sangre de quienes entregaron su vida por la patria y a la resistencia que ha estado de pie por cuatro años, hemos cumplido el sueño”, dijo en alusión al tiempo trascurrido desde que su esposo fue derrocado por un golpe de estado Las elecciones transcurrieron bajo una fuerte vigilancia policial y militar que intervino para tranquilizar los ánimos en pequeñas controversias. Algunos centros de votación eran custodiados hasta por cuatro soldados y seis policías.