Candidatos chilenos hacen campaña reflexión

Santiago de Chile (EFE).- La campaña de los candidatos a la presidencia de Chile en las elecciones del próximo domingo continuó hoy de forma solapada, a pesar de las dos jornadas de reflexión que comenzaron la pasada medianoche. 

  Pese a que las autoridades afirmaron que el proceso marcha “con absoluta normalidad”, en las primeras horas de hoy la cantidad de propaganda era incluso mayor en las calles que la instalada hasta las últimas horas del jueves.

   A las 00:00 horas de hoy (03:00 GMT) terminó el plazo legal para que los partidos y candidatos a las elecciones presidenciales y parlamentarias del domingo hicieran propaganda, y se supone que los electores entran en un período de reflexión hasta el momento en que concurran a las urnas.

   La socialista Michelle Bachelet, los derechistas Joaquín Lavín y Sebastián Piñera y el izquierdista Tomás Hirsch se enfrentan por la presidencia de Chile en los comicios, en los que también se renovarán veinte puestos del Senado y los 120 asientos de la Cámara de Diputados.

   Los últimos sondeos han ratificado que Bachelet, de la gobernante Concertación por la Democracia, está en cabeza, aunque también han corroborado la alta probabilidad de una segunda vuelta, a la que pasarían la candidata oficialista y uno de sus oponentes derechistas, que están empatados entre ellos.

   Como si aún continuase la campaña, los candidatos siguieron hoy con sus controversias en entrevistas, ruedas de prensa y declaraciones al paso, en las que rebosaron optimismo.

   Michelle Bachelet afirmó que, si hay segunda vuelta, la Concertación “ganará tres veces”, en ambas rondas presidenciales y en la parlamentaria.

   Al mismo tiempo, denunció haber sido blanco de una “campaña sucia” de sus adversarios.

   “La campaña ha sido descalificadora en lo personal, desde todo punto de vista. Y eso demuestra cómo se podría llegar a gobernar si efectivamente la derecha tuviera alguna alternativa en nuestro país, cosa que yo estoy convencida que no es así”, apuntó.

   Joaquín Lavín, de la conservadora Unión Demócrata Independiente (UDI), contestó de inmediato en una rueda de prensa: “soy la persona más atacada de la política chilena durante muchos años y no me quejo”.

   Aseguró que él “nunca” ha atacado personalmente a nadie, reiteró que pasará a la segunda vuelta con Bachelet, a mediados de enero y despreció una oferta de Sebastián Piñera de ser su jefe de campaña si se produce esa eventualidad.

   “El (Piñera) no tiene nada que ofrecerme”, afirmó Lavín, en cuya opinión siempre las encuestas le han dado menos votos que los que ha obtenido (en 1999 forzó al actual presidente Ricardo Lagos a una segunda vuelta) y basó su confianza en “el cariño de los sectores populares”.

   Piñera, el millonario candidato de partido Renovación Nacional (RN), dedicó sus dardos a Michelle Bachelet y a la Concertación, que a su juicio, “se está inclinando peligrosamente a la izquierda” y está “con parálisis y fatiga”.

   En tanto, Tomás Hirsch, candidato de la coalición Juntos Podemos Más, que reúne a humanistas y comunistas, afirmó que la izquierda chilena obtendrá el domingo “la votación más alta de los últimos 35 años, superada sólo por la de Salvador Allende en 1970”.

   Los sondeos sitúan a Hirsch en un techo del 7 por ciento, aunque él está seguro de sobrepasar el 10 por ciento, votos que en una eventual segunda vuelta pasarían masivamente a Bachelet, según diversos analistas.

   La maquinaria electoral, en tanto, ha continuado su marcha normal, con la custodia de los locales de votación por parte de más de 20.000 efectivos militares y policiales desde la pasada medianoche.

   “Está todo perfectamente bien, no hay ningún problema. Todos los locales están cubiertos. Hoy se completan las fuerzas y debiera funcionar todo normalmente”, dijo a los periodistas el general del Ejército Patricio Cartoni, jefe de plaza de Santiago.

   El subsecretario del Interior, Jorge Correa Sutil, dijo que el primer cómputo oficial se conocerá a las 18:30 (21:30 GMT) del domingo, cuando haya aproximadamente un 10 por ciento de las mesas escrutadas.

   Precisó que ese primer cómputo probablemente será sólo con los resultados presidenciales y en los siguientes se incluirán los parlamentarios.

   Correa calculó que el segundo cómputo oficial se conocerá a las 21:00 horas (00:00 GMT del lunes), “si todo va bien”, y el tercero, con más del 90 por ciento de los votos, a eso de las 22:15 (01:15 GMT del lunes).

   El resultado definitivo, con todos los votos, se difundirá el  lunes por la mañana, precisó.