Cantante Joseíto Mateo afirma que el merengue de calle es un adefesio

http://hoy.com.do/image/article/338/460x390/0/33D9225B-54AD-4C54-9304-54BBC91283BB.jpeg

Joseíto Mateo dijo a ¡Alegría! que con buenas o malas letras el merengue de calle o de mambo (callengue) no es más que una rastrería y una moda que muy pronto pasará.

“La música es el arte de bien combinar el sonido y el tiempo, o sea el ritmo. ¿Cómo es posible que alteren tanto el sonido como el tiempo?”, indicó el veterano artista.

“ Lo que están haciendo no es música, sino un desastre”, señaló indignado el “Rey del merengue”.

“Si le cambian la letra, también tienen que cambiar el ritmo y el tiempo, entonces no es música urbana ni de calle”.

Sin embargo, el intérprete de “La chiva blanca” agregó que esa música representa en parte lo que está pasando con nuestra sociedad en diferentes aspectos.

Aseguró que el merengue de calle es para la gente de calle, ya que cada persona se distingue por el gusto que tenga sobre la cultura musical. “Esa música tiene su público, los cuales ubico como personas sin educación y sin gusto”. 

“Mi música es de las calles, pero de las avenidas, porque no es lo mismo un edificio en el malecón que en un barrio. Al tal Omega lo que es de Omega, y a Joseíto lo de Joseíto” finalizó Joseíto Mateo.

Francis Santana
Para uno de los primeros cantantes dominicanos en dejar su voz grabada en los discos hechos en el país, Francis Santana, “pese a que el ‘callengue’ se toca demasiado rápido, piensa que si es llevado de la mano con buenas letras es otra cosa”.

“Si sigue su actual línea nunca va a progresar como el merengue y la bachata. No oigo ese tipo de música, porque no me agrada. El  que baila esos merengues le da un infarto”.

Dijo que cuando se tocaba “el verdadero merengue, interpretado por Luis Alberti y Antonio Morel, surgieron fenómenos como Johnny Ventura y Wilfrido Vargas, los cuales rompieron con lo tradicional, pero no hacían tanta bulla”, concluyó.

Vinicio Franco
Para Vinicio Franco, un cantante con más de 460 temas grabados, cada género musical tiene su público que lo sigue.

Aunque descartó la posibilidad de interpretar merengue de calle, cree que en cada tema hay una historia y un mundo aparte, asegurando que en el callengue “el jaleo del merengue se perdió”.

“Ellos –los merengueros de calle- se van a la sociedad y tocan su merengue y todo el mundo los contrata. Cada ritmo  tiene su público y los jóvenes que van surgiendo lo hacen suyo y eso es lo que existe para ellos”, expresó.

“Este puede ser un género pasajero, porque muchos de sus intérpretes hacen un merengue para matar el tiempo, para bonches, y el que lo escucha no entiende nada.

Piensa que al extranjero hay que llevar el merengue tradicional, “nuestra verdadera música autóctona, la que sabemos que nunca cae”, aseguró

Una reflexión
¿Estará sucediendo con el “callengue” lo mismo que pasó con el merengue y la bachata que en principio fueron marginados?

Nadie puede negar que es un ritmo contagioso que puede llegar a posicionarse de la misma manera que el merengue tradicional y la bachata, siempre y cuando se haga buenas letras con esa misma rítmica.

Se hace necesario que los exponentes del “callengue” le den un nuevo giro a ese tipo de música y le impregnen romanticismo y calidad, para que de una vez por todas rompa con su pobreza lírica, guste a ricos y pobres y no merezca ser marginado.

De ser así, los mamberos podrían ser mañana dignos representantes de la República Dominicana, pero sin vulgaridad.

Las frases

Joseíto Mateo
Nos estamos rastrerizando, y son tan rastreros, los que lo sintonizan en la radio como en la televisión.

Francis Santana
Si se le pone otro tipo de letras al llamado merengue de calle, de mambo o callengue, como quieran llamarlo, quizás sería otra  cosa y tendría futuro”.