Caos amenaza distribución ayuda

http://hoy.com.do/image/article/484/460x390/0/583134DA-8988-4C6B-BE7C-1A9E028FF321.jpeg

Puerto Príncipe. EFE. El caos y la inseguridad amenazan la continuidad de las operaciones de distribución de alimentos en Haití, ya que la llegada de los camiones con paquetes de ayuda genera casi siempre tumultos y escenas de gran excitación.

Muchos puntos de concentración de damnificados llevan cinco días sin recibir ni un gramo de ayuda alimentaria, como es el caso de los miles de refugiados de Peguyville, que cinco días después del terremoto de 7 grados en la escala de Richter, solo han visto llegar un camión con agua potable. En toda la capital comienzan a proliferar pancartas y letreros junto a los innumerables campos de refugiados con mensajes simples como “SOS” o “Help” escritos en varios idiomas, a veces acompañados de frases como “Necesitamos de todo”.

En los comercios del centro ciudad, los saqueos continúan casi con impunidad- grupos de muchachos se cuelan en comercios cerrados o almacenes y arrojan desde el tejado todo tipo de mercancías a los miles de personas que los reciben abajo. Los militares de la ONU pasan por delante sin intervenir, mientras que la policía haitiana dispara al aire sin éxito. Muchos damnificados se quejan de que no han recibido ninguna ayuda, pese a que el aeropuerto de Puerto Príncipe soporta verdaderos atascos de aviones con cargamentos de ayuda humanitaria como víveres y medicinas, principalmente.  Los helicópteros surcan el cielo de Puerto Príncipe constantemente, y los damnificados los miran ansiosos por si traen ayuda para ellos, pues han oído que en algunas ocasiones, los americanos sueltan paquetes de comida desde el cielo.

“Hay que comprender, la coordinación se ha ido al suelo, lo mismo que nuestros edificios del Programa Mundial de Alimentos (PMA) y de la propia Minustah ”, comentó Alejandro López-Chicheri, jefe de comunicaciones del PMA para América Latina.

Ayer, un convoy del PMA hizo su aparición en Peguyville con un cargamento de galletas proteínicas, y la distribución de galletas casi degeneró en un tumulto ante el caos provocado por el hambre y la desesperación.

Ban: es la crisis  más grave

PUERTO PRÍNCIPE. AFP.  El sismo que golpeó Haití y provocó decenas de miles de muertes es “la crisis humanitaria más grave en décadas”, declaró ayer el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, quien llegó al mediodía a Puerto Príncipe.  Ban Ki-moon recorrió en helicóptero la zona devastada del cuartel donde este domingo fue rescatado el especialista en asuntos civiles danés Jen Kristensen.  El secretario general de Naciones Unidas se refirió a esto como “un pequeño milagro”.

“Voy a Haití con el corazón muy afligido para expresar la solaridad y el apoyo absoluto al pueblo haitiano”, declaró Ban Ki-moon a los periodistas antes de despegar.

 Según él, tres prioridades se imponen: salvar a la mayor cantidad de gente posible, brindar urgentemente ayuda humanitaria, agua, comida y los medicamentos necesarios, y coordinar la ayuda exterior.  Acompañado por Helen Clark, jefa del programa de desarrollo de la ONU, Alain Leroy, jefe del departamento de operaciones de mantenimiento de la paz, Susana Malcorra, jefa de los servicios de logística de la organización internacional, y John Holmes, jefe de los asuntos humanitarios, Ban Ki-moon debía reunirse con el presidente haitiano René Préval para evaluar las necesidades.

Según la ONU, tres millones de personas necesitan ayuda.

El secretario general indicó que se “preparaba para lo peor”, luego de que murieran 40 empleados de la ONU y 330 continúen desaparecidos.