Caram explica porqué presión tributaria es baja

Entrevista al economista y político licenciado Guillermo Caram, en su residencia de la torre Villa Palmera X apartamento 801 B, en la calle Eugenio de Marchena esquina Pedro Henriquez Ureña Distrito Nacional. Hoy/ Arismendy Lora 05/03/2014

El economista Guillermo Caram afirmó que la baja presión tributaria del país obedece al complejo sistema tributario vigente diseñado por las últimas administraciones gubernamentales.
El exgobernador del Banco Central hace el señalamiento a propósito de un informe dado a conocer por el BID, relativo a que el país tiene una presión tributaria baja, y en ese contexto planteó que es conveniente precisar las razones para evitar tentaciones absurdas gubernamentales de traducir este diagnóstico en nuevos impuestos.
“Este complicado sistema está caracterizado por muchos impuestos y múltiples y elevadas tasas que empujan al contribuyente, individual y empresarial, a la informalidad económica y a la evasión fiscal.
“Para avalar esta afirmación bastaría citar que el 57% de los trabajadores son informales, según publica el Banco Central. Si los empleados son informales, significa que los empleadores lo son; de donde se infiere que más de la mitad de los empleadores son informales, lo cual significa que no pagan impuestos”.
Caram explicó que, la baja presión tributaria que el BID ha diagnosticado para República Dominicana, de 13.9%, coexiste con una evasión por informalidad del 57% de la economía.
Por simple regla de tres se puede inferir que si se eliminara la informalidad, con los mismos impuestos establecidos se alcanzaría una presión tributaria de 24.4%, refirió.

“En consecuencia, en lugar de imponer nuevos impuestos y/o incrementar tasas a los que seguramente estarán tentadas las presentes autoridades, lo pertinente es implementar la simplificación tributaria como ha sugerido el FMI.
“Una simplificación que consistiría básicamente en eliminar impuestos y unificar y reducir tasas, a lo cual hay que añadirle la eliminación de la discrecionalidad burocrática en aplicaciones impositivas así como las exenciones administrativas estimuladoras de clientelismo político y corrupción”.
Al hacer esos planteamientos dijo que el escenario ideal para discutir esos enfoques es en el marco del pacto fiscal que ordena la Estrategia Nacional de Desarrollo, y aún no se ha hecho.
A su entender, el Gobierno le huye a esa reforma fiscal por el absolutismo que le caracteriza, pero hay que reducir impuestos en lugar de aumentarlos.