Cardenal califica de paranoico a Chávez

http://hoy.com.do/image/article/59/460x390/0/89F63F45-0668-4E48-A476-624C0ED25B34.jpeg

BOGOTA (AP).- El cardenal venezolano Rosalio Castillo calificó al presidente Hugo Chávez como un “paranoico” que lidera un “gobierno despótico”, renovando sus críticas al mandatario, según una entrevista que publica el domingo el periódico El Tiempo.

   “Aquí (en Venezuela) no hay democracia. Este es un gobierno despótico”, dijo el cardenal Castillo, en una extensa entrevista que publicó El Tiempo, el diario de mayor circulación en el país.

   Según el prelado, Chávez “es un paranoico” que ha polarizado la sociedad venezolana para favorecer a sus partidarios, dejando de lado de problemas graves como la delincuencia.

   También el cardenal Castillo acusó al presidente venezolano de favorecer a las guerrillas izquierdistas colombianas, con las cuales tendría afinidades ideológicas.

   “El, desde el principio, ha favorecido a la guerrilla y eso no lo puede negar. Se ha demostrado absolutamente que no es muy amigo de Colombia”, indicó.

   Añadió que el propósito de Chávez es instaurar en Venezuela un régimen similar al del presidente Fidel Castro en Cuba.

   “Si la cosa sigue así, el anhelo de Chávez es que sea una sucursal de Cuba, es decir, un régimen castro-comunista donde la propiedad privada no exista y, si existe, que esté muy controlada. No hay libertad y la libertad de expresión todavía se conserva, pero muy amenazada. Hay unas multas multimillonarias que el gobierno impone”, afirmó el cardenal.

   A mediados de este mes, Castillo fue calificado como un “bandido, golpista, inmoral” por Chávez, luego de que el prelado afirmó en un diario local que Venezuela vivía “una dictadura”, a la cual llamó a rechazar.

   El cardenal aseguró que ese ataque verbal no le hizo más que “reír” por lo “inverosímil” y agregó que más que mandarle bendiciones a Chávez para que cambie su comportamiento “le haría un exorcismo”.

   Líderes del gobierno y jerarcas de la Iglesia Católica en Venezuela han intercambiado recriminaciones desde que Chávez asumió el poder en 1999, por discrepancias sobre el curso izquierdista de la “Revolución Bolivariana” que lidera el mandatario.