Cardenal exhorta sacerdotes

http://hoy.com.do/image/article/303/460x390/0/BCC4244E-ECB9-4B7A-952D-AD25C9BD82C0.jpeg

POR LLENNIS JIMÉNEZ G.
El cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez les recordó a los sacerdotes del país que su misión es la misma de Jesús: ser testigos del amor de Dios para todos los pobres, marginados y excluidos y que éstos esperan de ellos un signo acogedor, bondadoso y compasión.

Asimismo, López Rodríguez indicó a los religiosos que están comprometidos con el plan de la pastoral que el tema que ahora los motiva es “acoge la vida, Jesucristo plenitud de vida”.

Precisó que con la vigilia pascual entran al “maravilloso tiempo litúrgico que durará siete semanas. Vamos a ser testigos de la alegría de saber que después de experimentar la muerte, a reconquistar la vida, abriéndonos así la puerta de la misma”.

“Se les exige que sean hombres pascuales, que infundan fe, esperanza, alegría, amor a todos. Sólo así, nuestro plan de pastoral será creíble”, expresó el cardenal a sus compañeros de labor pastoral, durante la Misa Crismal celebrada el pasado jueves en la Catedral Primada.

Acerca del evangelio proclamado por Jesús, dijo que  “Él comenzó acogiendo con inefable cariño a los que en aquellas sociedades no contaban; pecadores, usureros, ignorantes, prostitutas, etcétera. Por eso los atraía y los convencía. Jesús tenía una admirable capacidad para comprender su situación y brindarles cariño; demostrarles el amor que Dios Padre les tenía”.

Sostuvo que esto es lo que enseña la parábola del hijo pródigo. Informó en otro sentido, que el próximo mes será celebrada en Aparecida, Brasil, la Quinta Conferencia General del Episcopado Latinoamericano, con el lema “Discípulos y Misioneros de Jesucristo”, para que nuestros pueblos en El tengan vida.

Pidió que se pongan a todas las comunidades en oración por el éxito de ese importante acontecimiento especial.

PRIMERA MISA

Tras agradecer las oraciones  y los testimonios de solidaridad recibidos durante el tiempo de su convalecencia, el cardenal también informó que va bien el proceso de recuperación de salud, luego de que se sometiera a una cirugía coronaria.

“Gracias por tantas oraciones, por tantos testimonios de solidaridad durante todas estas semanas”, dijo.

El cardenal López Rodríguez hizo su primera aparición en un púlpito el pasado jueves, en la Misa Crismal, en la Catedral Primada, desde que fuera operado el 17 de enero, para corregirle una obstrucción coronaria.

López Rodríguez encabezó por un momento el encuentro en el que los sacerdotes confirmaron su deseo de renovar las promesas que hicieron ante el día de ordenación ante obispos y ante el pueblo.

En la Misa Crismal, iniciada alrededor de las 9:00 de la mañana,  también fueron entregados los Santos Oleos que utilizan las parroquias en sus actividades religiosas.

En la conmemoración anual, López Rodríguez pidió a los sacerdotes que recen por él para que sea fiel al ministerio apostólico, confiando a su humilde persona y que sea imagen, cada vez más viva, y perfecta de Cristo sacerdote, buen pastor, maestro y siervo de todos.

López Rodríguez agradeció a los obispos auxiliares del Arzobispado de Santo Domingo, monseñores Amancio Escapa y Pablo Cedano, que aceptaran concelebrar la larga ceremonia Crismal, la que él prefirió no presidir, para no esforzarse, ni someterse a las presiones, por considerar no estar en plena forma.

Confesó estar conmovido por los afectos y cariño de las tantas personas que en República Dominicana le expresaron, por los mensajes llegados desde Sur América y Centroamérica, como de Estados Unidos y Canadá, así como de España y Italia.

Resaltó el cardenal la importancia que tiene que hayan orado por él. En ese orden tuvo para los religiosos palabras especiales por el gesto de caridad que le demostraron.

“Así que, a todos ustedes queridos hermanos, sacerdotes, muchísimas gracias por lo que me han demostrado, muchos han estado en mi casa, ofreciéndome cuando aún no celebra eucaristía”, dijo.