Cardiólogos advierten Estado no previene muertes cardíacas

P15

El presidente de la Sociedad Dominicana de Cardiología, Donaldo Collado, deploró ayer que el Estado no tenga políticas de prevención para las enfermedades cardiovasculares, las cuales cobran la vida del 38% de adultos.
Asimismo invitó a la población a asumir responsabilidad individual con su salud, al asumir estilos de vida saludables.
Al encabezar una jornada educativa y preventiva en la que participaron cientos de personas, aseguró que la mortalidad cardiovascular afecta a gente entre 45 y 65 años de edad, en plena etapa de productividad.
“Es inexplicable que siendo la enfermedad cardiovascular la responsable del 38% de las muertes en adultos, no haya una política estatal de prevención”, dijo el cardiólogo.
De su lado, Ernesto Díaz Álvarez, director del Instituto de Cardiología, aseguró que de cada 100 personas que fallecen en esa institución, 45 han padecido hipertensión arterial.
Acciones de la población. Los cardiólogos pidieron a la población empoderarse de su enfermedad y tomar decisiones favorables a su salud; es el caso de hacer ejercicios, prescindir de una vida sedentaria y alimentarse de forma saludable.
Los dos especialistas se refirieron a la enfermedad cardiovascular como la principal causa de muerte y de discapacidad en el mundo. Si una persona tiene dañado su corazón, su calidad de vida será más pobre, se le dificulta hacer ejercicios y tiene problemas respiratorios.
Hablaron al participar en la jornada y caminata “Por el corazón”, la cual busca hacer énfasis en una enfermedad silente.
Entre los factores de riesgo de la enfermedad cardiovascular están, la diabetes, elevado colesterol, la herencia, vida sedentaria. El riesgo a sufrir un accidente cerebro vascular es real, aseguró.
Las enfermedades cardiovasculares constituyen un conjunto de padecimientos que afectan el corazón y los vasos sanguíneos. Estas enfermedades no presentan síntomas evidentes.
Sin embargo, el síntoma típico cuando el corazón no tiene sangre es el dolor de pecho que va acompañado de sensación de mareos, vértigo, cambio en el ritmo cardíaco, sudor frío y súbito.