Carlos Mármol aprendió este año que no es infalible

Billy Russo
La confianza ayuda a tener seguridad en sí mismo, especialmente para aquellos hombres que entran a los juegos sin margen de error, con la responsabilidad de sacar el último out y de sellar la victoria de su equipo.

A veces, sin embargo, se abusa de ella o no se controla creyendo que ya todo está dominado y que se puede ser infalible en el béisbol, es en ese momento en el que el golpe que nos regresa a la realidad se siente más duro y fuerte.

Así le pasó a Carlos Mármol, cerrador de los Cachorros de Chicago y quien tras su campaña de 2010, la mejor de su carrera -finalizó 70 juegos y salvó 38-, creyó que ya no podía fallar y que lo tenía todo.

Pero en el 2011 cayó, hondo, y no fue fácil levantarse. No fue sino hasta mediados de junio de este año que el dominicano vio la luz en el final del túnel.

“No fue fácil todo eso, fue muy difícil, porque uno como relevista tiene que estar activo todos los días y mantener tu cuerpo, porque ese trabajo es lo que más te ayuda a salir al terreno de juego a dar el cien por ciento”, dijo Mármol, quien agregó: “Lo más importante es mantenerse positivo y no dejar que los malos hábitos te agarren y mantenerse activo y positivo todo el tiempo, pensando en que cuando se salga al terreno de juego uno va a hacer un buen trabajo”.

Los problemas del cerrador de los Cachorros llevó a su mánager, Dale Sveum, a relevarlo del cargo durante el primer mes de la temporada, ya que no podía encontrar la consistencia en la zona de strike para ser efectivo y cada vez que se montaba en la lomita complicaba las aspiraciones de ganar el equipo.

En la primera parte de la campaña Mármol tuvo registro de una victoria y dos derrotas, con ocho juegos salvados en diez oportunidades. También acumuló una efectividad de 5.61, producto de 16 carreras limpias permitidas en 25 entradas y dos tercios de labor, en las que además concedió 28 bases por bolas y ponchó a 33 hombres.

“No tuvimos una buena primera mitad, pero trabajando fuerte y poniendo la bola donde hay que ponerla las cosas han estado saliendo bien ya. Me siento mejor ahora de la forma en la que estoy trabajando”, expresó el derecho, quien tuvo una pasantía por la lista de lesionados por problemas en el tendón de la corva derecho.

Ese tiempo que pasó en recuperación alejado de la actividad diaria le sirvió a Mármol para reflexionar y entender en qué había estado fallando.

Las frases

Carlos Mármol

Aprendí mentalmente que el juego no es fácil, que hay que seguir trabajando fuerte y esos son errores que uno comete”.

Uno entre más confianza coge es peor y eso fue lo que me pasó al inicio de temporada”.