Carnaval de San Cristóbal recobra vistosidad y esplendor

IMG_5310

El Carnaval Popular de San Cristóbal es el evento cultural de mayor trascendencia y arraigo  que se celebra en esta provincia.  En él participan todos los sectores de la comunidad social y cultural sin ser objeto de discriminación ni censura, pudiendo expresar libremente sus prácticas culturales, su imaginación creadora y sus ideas.

El origen del Carnaval Popular de San Cristóbal, se remonta a los primeros años de la década de los 80s, por iniciativa de un conjunto de organizaciones culturales de la época, entre las que se destacan; La Rueda, Los Peregrinos, La Higuera y Raíces Negras.

En su gran mayoría eran grupos teatrales y culturales, considerados como “independientes”. De ahí el carácter teatral del Carnaval Popular de San Cristóbal.

Lo de “popular” surge como respuesta al carnaval de élite que existía en espacios como el Casino de San Cristóbal, donde se desarrollaba una gala de carnaval para un grupo de élite de la sociedad de entonces.

Este origen convierte a este carnaval en uno de los más didácticos y antiguos de República Dominicana, como bien establece Dagoberto Tejeda en la presentación del libro “Carnaval Popular de San Cristóbal, una historia para contar (2003)”, autoría de Jorge Guigni.

Una gran diversidad de personajes y estampas le caracteriza, entre ellos se destacan, Los indios, Los Galleros, La Muerte, Se Me Muere Rebeca, Las Roba la Gallina, Los Africanos ( o Pepes, como se les llama localmente) y los Diablos Cojuelos.

Sin embargo,  la irresponsabilidad y dejadez de las autoridades de turno,    afectaron durante los últimos años  la vistosidad de la exposición.

Es por ello, que el alcalde Nelson Guillén  desde que asumió la sindicatura dio pasos firmes para rescatarlo y devolver a esta festividad cultural su esplendor.

Además de las muestras locales, la población ha podido disfrutar de comparsas invitadas de otras ciudades y  municipios de la provincia.

El ejecutivo municipal dispuso  la dotación de un millón ciento veinticinco mil pesos en premios para las comparsas locales participantes del gran desfile del lunes 27 de febrero; así como durante los 4 domingos del mes de febrero.

Un  Comité Organizador se ha encargado de cuidar cada detalle, de manera que  la población pueda disfrutar de un carnaval similar al de otras ciudades con tradición.

Esta versión del carnaval es dedicada a Julio Heredia de los Santos: Wateryén (fallecido), quien encarna los valores más trascendentes del hombre humilde de la sociedad sancristobalense del siglo pasado.

Su representación del Roba la Gallina, desde los 10 años de edad, es lo que mejor define su convicción social y espiritual, su alegría y su popularidad. Es la caracterización de un personaje verdaderamente auténtico; su condición natural para encarnar dicho personaje, aportó además al carácter teatral y  educativo del carnaval

La personificación del Roba la Gallina, casi de manera natural, fue su gran orgullo, una estampa carnavalesca indeleble en la memoria de quienes siempre lo vieron salir disfrazado con su particular modo de propiciar la alegría a los habitantes del barrio. Ese es su mayor  aporte, no solo a la sociedad sancristobalense, sino a la historia del carnaval dominicano.