CARRETERA X
Una carretera que atraviesa el Llano

http://hoy.com.do/image/article/300/460x390/0/A44A2DD1-DD57-4620-B81C-562146038440.jpeg

Esta carretera que se ve en la foto atraviesa de norte a sur el Llano Costero Suroriental a la altura del kilómetro… ¿doce? ¿trece? más o menos. La cosa es que viéndola en esa perspectiva, con sus altas y bajas, no puede negarse que resulta un espectáculo.

Difícil saber desde aquí si ustedes están de acuerdo conmigo, de manera que no puedo preguntar… ¿no creen ustedes? Bien, pero supongo que dijeron que sí, que están de acuerdo. Y de seguro están de acuerdo porque una carretera vista así, sin esa horrorosa y maldita cadena de casas que de un tiempo acá se instalan en todas nuestras carreteras, es todavía un paisaje agradable, digno de verse, disfrutarse y decir que pertenece a Santo Domingo, que es la República Dominicana.

Ahora, ¿no piensan así los responsables del urbanismo y de la organización espacial de nuestras ciudades? Porque sabemos que existen organizaciones e instituciones que tienen que ver con eso, con el problema que representa el crecimiento de las ciudades, y con la ubicación de la gente, y  con la distribución de nuestros espacios.

Entonces, si hay instituciones y organizaciones, si hay gobierno local y gobierno central, si hay algún recóndito deseo de que Santo Domingo sea una ciudad organizada, hermosa, atractiva, aseada, limpia y saludable… ¿porqué diablos, mierdas, cabronadas y pendejadas esto no ocurre?

¿Porqué zonas como está van siendo cubiertas por cientos de miles de casuchas que  no son más que preinversiones de avivatos para negociar solares luego? ¿Porqué todo tiene que estar sujeto al juego político partidista de “si votas por mí te dejo hacer lo que te venga en ganas”?

Ustedes no se imaginan el terrible daño que está ocurriendo en este llano tan indescriptiblemente hermoso. Porque incluso, aunque no se vea a simple vista, o sea, desde arriba o desde abajo,  decenas de arroyos y ríos lo recorren, pudiendo incorporarse éstos a la organización espacial, arquitectónica, cuando se vaya a cubrir de urbanizaciones, porque así tendrá que ser algún día. Pero, ¿porqué no preverlo desde ahora?

Yo, personalmente, ya le hubiera pedido a Dios que haga algo, pero todo parece indicar que Dios ya hizo su parte y nos toca a nosotros ahora hacer la nuestra, pero seguimos haciéndonos los suecos.

¡Atención! llaman a los pobres

Solamente por curiosidad me gustaría saber de cuáles pobres es que estamos hablando. Lo haré como un cuestionario de selección múltiple interrogante, así pueden marcar los pobres de su preferencia y enviarlo al candidato.

Estamos hablando de ¿los pobres de espíritu? ¿los pobres diablos? ¿los “pobre-taliados”? ¿los pobres de visión? (no pobres de vista, que eso es otra cosa) ¿los pobres de esperanza? ¿los pobre-del-pobre? (por Felipe Pirela) ¿los pobres de seso? ¿los “pobres pero honrados”? (a lo Cantinflas) ¿los pobres de visado? ¿los pobres del alma? ¿los pobres de voluntad? ¿los pobres ignorantes? ¿los pobres de conocimiento? ¿los pobres de hecho? (que no es lo mismo que los pobres por derecho) ¿los pobres peregrinos? ¿los pobres desgraciados? ¿los pobres infelices?

Hay muchos otros pobres que quisiéramos saber si están incluidos en el globo de marras, o mejor dicho, en el llamado a filas en cuestión. Por ejemplo, ¿están los pobres de gusto? ¿los pobres de tacto? ¿los pobres de olfato? ¿los pobres de oído? ¿los pobres de iniciativas? ¿los pobres de encanto?

También en peluquería

Ya hemos visto calles, escuelas, barrios, cañadas… creo que bancas de apuesta también, con este nombre. Bueno, pues ahí lo tienen, la peluquería “Cristo Viene”, lo que significa que para ir a recibir a Cristo cuando venga habrá que arreglarse el pelo lo mejor posible. Digo, creo que ese es el propósito.

Creo también que la idea se le habrá ocurrido a alguna “hermana en Cristo” que, viendo que no ha bastado con predicar la palabra para que la gente deje de preocuparse por el aspecto, el pelo, el largo de las uñas, la ropa, el color de los labios, el largo de las pestañas, las uñas diseñadas (más que pintadas) y los rayitos en el pelo, ha decidido unirse al enemigo para combatirlo desde adentro… y mientras lo combate ganarse unos pesos.

De todas formas, el hecho es que si Cristo viene lo mejor será estar presentables, eso incluye el pelo. Recuérdese que según las descripciones bíblicas, María Magdalena tenía buen pelo, negro lustroso, oloroso a esencias, y que además al propio Cristo le placía que le ungieran el pelo también, con aceites –no de ricino, precisamente-

Entonces es de entender la idea de esta peluquería, que viéndolo así, como lo hemos señalado, se trata… digamos… de un mandato bíblico, santo, sacro y coxígeo.

Así es que, ya lo saben, si Cristo llega es mejor que todos tengamos el pelo lo más arreglado posible, no vaya a ser que por andar exibiendo una greña asquerosa se vaya alguien al infierno.

Detalles de la cuidad

EL TRONO ELECTRONICO

Esta pieza que alguna vez fue parte viva de un árbol, hoy se encuentra desempeñando una labor más acorde con los nuevos tiempos del desarrollo y el crecimiento tecnológico. Ahí donde lo vemos, está sirviendo de aislante, claro, sin proponérselo, pero por lo menos aísla un cable de cualquier otro, por cualquier cosa.

El fenómeno está en los cables (naturalmente) entre los postes que bajan por la acera oeste de la avenida Abraham Lincoln, entre la avenida 27 de Febrero y la avenida Bolívar, más cerca de la calle Pedro H. Ureña, que sale desde ese punto.

Aparentemente, los técnicos de la CDE… ¿o de la CDEEE, EDESUR, EDENORTE, EDESTE, EDEMAS o qué más da?… ellos, prefirieron no meterse con el saludable tronco (o rama), porque, posiblemente, se trata de un cable con carga positiva. Digo yo, que no sé ni Pío X de electricidad. Como la mayoría de los dominicanos, que apenas sabemos que hay que pagarla.