Carta  
Pondera nuevos jueces

Señor Director:
El doctor Julio César Castaños Guzmán acaba de ser designado por el Senado de la República como nuevo presidente de la Junta Central Electoral. Castaños Guzmán es un prominente abogado reconocido por sus altas calificaciones profesionales, por su acrisolada honestidad y por dominar la materia electoral de manera muy convincente. Fue en el pasado, miembro del alto tribunal y salió por la puerta grande.

El Senado de la República ha realizado una elección muy equilibrada, disipando los temores que tenía una buena parte de la sociedad dominicana. En sentido general la mayoría de los titulares escogidos responden a las expectativas, pues son ciudadanos con un buen comportamiento ético y moral y condiciones intelectuales incuestionables.

En el caso particular del doctor Castaños Guzmán no tiene objeción de ninguna índole. Es un hombre de profundas convicciones religiosas. Ecuánime, sensato, responsable en sus actos, incapaz de prestarse a triquiñuelas políticas y con una herencia familiar que siempre ha respetado y que ha servido de norte en sus actuaciones. Es hijo de un ilustre académico ya fallecido el doctor Julio César Castaños Espaillat.

La designación de Castaños Guzmán ha traído la tranquilidad a los sectores nacionales, especialmente a los partidos políticos que conocen de su pulcritud y de su conducta intachable.

El Senado ha dado una prueba de madurez y responsabilidad. Pudo haber elegido una junta compuesta por cuadros del Partido de la Liberación Dominicana y sin embargo cumplió con el compromiso de allanar el camino para la celebración de unas elecciones limpias, transparentes y sin trauma en el 2008.

La democracia dominicana sale fortalecida con este buen ejemplo. La nueva Junta Central Electoral reúne las condiciones de credibilidad y capacidad profesional imprescindibles para llevar a cabo su comprometedora tarea.

La inclusión de la doctora Aura Celeste Fernández, una antigua miembro de la Junta que también dejó huellas muy positivas por su honestidad y rectitud, completa un equipo que satisface y llena de esperanza y confianza al país.

El doctor Castaños Guzmán posee además una cualidad, la de gran relacionista humano, que le permitirá manejarse con facilidad con los medios de comunicación de masas, instrumento esencial para llevar el mensaje que edifique y oriente a la sociedad sobre las actuaciones de la nueva Junta Central Electoral.

Los Castaños Guzmán han sido profesionales de éxitos y de una excelente reputación en la sociedad dominicana. El más joven de ellos, Servio Tulio Castaños Guzmán, ha dirigido en forma encomiable la fundación Institucionalidad y Justicia y recientemente el mayor de ellos fue designado rector de UNIBE, luego de dirigir con mucho acierto y dedicación la Plaza de la Salud.

El servicio público ha sido parte importante de la vida de esa ejemplarizadora familia por lo que en el caso del doctor Julio César Castaños Guzmán y su designación como presidente de la Junta Central Electoral estamos seguros que cumplirá fiel y correctamente el mandato y las responsabilidades que han puesto bajo sus hombros.

 

Atentamente,
Miguel Pineda López