CARTAS AL DIRECTOR
ARAPF “Esclarece”

Señor director:
Por este medio nos dirigimos a usted para esclarecer algunas manifestaciones de la distinguida señora directora del Programa de Medicamentos Esenciales (PROMESE) y otros funcionarios de esa dependencia, durante el almuerzo de la semana anterior del Grupo de Comunicación Corripio, al cual concurrieron como invitados, y las cuales vieron la luz en la edición de ese importante matutino del pasado jueves 12 del corriente. Dichos esclarecimientos son los siguientes:

1. No corresponde a la realidad que la comercialización de medicamentos en el país opere sin arreglo a ningún tipo de norma. En fecha 5 de Febrero de 1972, mediante acuerdo suscrito con la Secretaría de Estado de Salud Pública se establecieron los márgenes de beneficio bruto de los distintos sectores que participan del mercado de fármacos en el país. En el caso de nuestros asociados, éstos siempre han ajustado sus beneficios a dichos márgenes.

2. Tampoco corresponde a la realidad el señalamiento de que la República Dominicana es el segundo país del mundo donde los medicamentos resultan más caros. Una afirmación de esa naturaleza sólo puede asentarse en una información errada. Es conveniente recordar que los precios de los medicamentos terminados y las materias primas para su fabricación en nuestro país están incididos por sus costos de origen, el tipo de cambio de la divisa y los impuestos que los gravan. Sobrecostos adicionales como son la reciente alza salarial y por consiguiente, del aporte patronal a la Seguridad Social, las altas tarifas eléctricas y de los combustibles, los intereses financieros e impuestos de nueva creación como e l Suntuario sobre las Viviendas aplicado a locales comerciales e industriales no alteran los precios de los medicamentos al público ya que en cada caso, son absorbidos en su totalidad por nuestros asociados.

3. No corresponde igualmente a la realidad la apreciación de que los medicamentos falsificados son aquellos que presentan alteración solamente en sus envases y presentación, no así en su contenido. Creemos que considerarlos dentro de ese contexto, conlleva el riesgo de desorientar a los usuarios e incrementar el consumo de tales medicamentos cuyo contenido, seguridad y eficacia terapéutica carecen de la garantía del fabricante y de sus representantes legítimos.

4. Finalmente rechazamos que las empresas miembros de esta Asociación entreguen dádivas, igualas o cualquier otra forma de remuneración a los médicos para que receten sus productos. La ARAPF y las empresas miembros ajustan sus actuaciones a las más estrictas normas éticas, sienten un profundo respeto por la honestidad profesional de la clase médica dominicana y realizan la promoción de sus patentizados exclusivamente a través de los respectivos visitadores a médicos de éstas, tal como disponen las normas sanitarias vigentes en el país.

Agradeciendo la acogida que dé a la presente, queda de usted.

Muy atentamente,
Asociación de representantes, agentes y productores farmacéuticos, Inc. (ARAPF).
Ing. Fernando Ferreira Azcona
Vicepresidente ejecutivo.