CARTAS AL DIRECTOR
Bush

Señor director:
Lo que está pasando en este momento con el gobernante de los Estados Unidos, es vergonzoso puesto que hasta los mismos Estadounidenses que votaron por una nueva repostulación de George Bush, hoy repudian agriamente la manera en que está conduciendo a la gran nación del Norte, envuelta en una guerra que no tiene sentido de ser en Irak, solamente por asunto de venganza cuando antes el padre de este fue Presidente de ese país y salió derrotado en esa nación Arabe.

Pues, como vemos en una encuesta dada a conocer recientemente y difundida por las mismas agencias noticiosas norteamericana, cómplice de muchas acciones repugnantes por quienes gobiernan esa nación. En la mencionada entrevista a ciudadanos de EE.UU., señaló que el pueblo Estadounidenses se siente preocupada por la guerra en Irak, la economía, el nerviosismo y la amenaza terrorista, que debido a la forma de gobernar de los republicanos guerrerita está padeciendo esta situación los millones de habitantes de la nacional del Norte.

Según el sondeo la mitad de los estadounidenses entrevistados por un Centro de investigaciones en EE.UU. el 46 por ciento de ciudadanos ya no tienen plena seguridad de un gobernante que los ha engañados desde que reasumió el Poder. Su único propósito ha sido declarar la guerra al pueblo Iraquí con el fin de apoderarse de los grandes yacimientos petrolíferos de esa nación que tiene como mérito que allí nació la civilización. Ha destruido su débil economía diezmada por la imposición de un bloqueo inmoral y caprichoso.

Las autoridades norteamericana han hecho lo indecible para mantener un conflicto armado de donde van a salir tarde o temprano derrotado. Para hacer esta acción mezquinas el Presidente de los Estados Unidos uso el pretexto que quienes gobernaban en el momento de la guerra “era una amenaza mundial”, porque supuestamente la nación árabe disponía de un arsenal de armamentista representando una supuesta amenaza para la humanidad. Después de asesinar a miles de iraquíes el gobernante de la gran nación americana se destapa en anunciar al mundo que fue desinformado por los organismos de seguridad de su país con respecto a las armas químicas y biológicas de que disponía el gobierno de Sadan Hussein.

Los ciudadanos residentes y nacionales de otras latitudes que han encontrado en ese país un futuro promisorio hoy se sienten inseguros luego del famoso 11 de septiembre por considerar que después de la ocupación de Irak. Son muchos los que no esconden sus temores luego de las amenazas que penden sobre esa nación fundamentalmente después de los atentados de Madrid y el más reciente el de Londres. A lo que se agregan las últimas amenazas de la organización compuesta por supuestos terroristas de Al Qaeda.

Pero al fin y al cabo los norteamericanos tendrán que salir de Irak con el rabo entre las piernas, porque la muestra en este momento que hasta los mismos estadounidenses se están cansando de un gobierno inepto, incapaz, para revolver esta situación porque con sus acciones solo está provocando la muerte innecesaria de miles de soldados lo que revierte cualquier asomo de éxito que pueda evitar un baño de sangre de personas inocentes y enlutan a miles de familiares en los Estados Unidos y otras naciones que se han prestado a una guerra sin sentido ¿Qué es lo que buscan con tan ridículo papel? ¿Es que Vietnam no le fue suficiente?, ¿En qué están en Afganistán, que ocurre en Somalia? ¿Por qué mejor no se entienden con sus vecinos del continente?

Humildemente la mejor recomendación a los Estados Unidos es que dejen gobernar a los presidentes elegidos por sus pueblos y respeten la soberanía de cada nación porque decía Benito Juárez “el derecho ajeno es la paz”. Y eso es lo que menos que practica el gobierno del presidente George Bush.

Entonces debido a la mezquindad de invasión de los Estados Unidos y sus lacayos, sus habitantes no pueden esperar nada bueno, por lo que mantienen en un caos, en una constante amenaza de terror de una economía, siendo la más fuerte del mundo se encuentra inestable, según el sondeo, ¡Que vergüenza!.

Atentamente,