CARTAS AL DIRECTOR
Formas de neurosis

Señor director:
En algunas de mis entregas he ofrecido algunas de las causas que hacen posible las neurosis puedan escudarse detrás de las mismas, constituyendo éstas fuentes que bien podrían ser incubadas desde dichas estructuras familiar, es decir, hemos de poder encontrar múltiples causas.

En la presente, deseo ofrecer algunas de las formas manifiestas de las neurosis, las cuales bien podrían cubrir un buen número de manifestaciones, en tal proporción como elementos puedan provocarlas.

Muy a pesar de que puedan existir muchos factores que tiendan a la posible procura de su provocación, no menos cierto es que bien podemos encontrar elementos que nos permiten identificar líneas de trastornos, que han de incluir su clasificación de orden efectivo, de ansiedad, somáticas, disociativas y psicosexuales, las que a su vez poseen diversas formas para manifestarse.

Ya que existen dichos patrones de afrontamientos de la autoderrota, las que de manera común dan origen a grados de desajustes en las neurosis, son las siguientes:

-Evitación: Involucra el uso exagerado de conductas defensivas al tener que afrontar la tensión. Son respuestas enteramente desadaptadas, aprendidas, las cuales se mantienen porque se utilizan para protegerse contra la presión de la ansiedad. Provocan grandes interferencias en la eficacia del individuo, ya que desencadenan muchos tipos de reacciones.

-Reacción de ansiedad: la manifiesta aprensión y alto grado de tensión desagradable en donde se acusa una gran dificultad para la conciliación del sueño, con otras manifestaciones de orden somático.

La ansiedad moderada y continua puede matizarse con episodios agudos que pasan de segundos a horas. Los latidos del corazón se pronuncian con violencia, produciéndose sudoración. El sujeto va sintiéndose más aprensivo, entendiendo que una verdadera calamidad se hace cargo de él. La recurrencia hacia el alcohol o drogas para tratar de mitigar la ansiedad, se convierte en intensificador del patrón de la autoderrota.

-Fobias: algunas fobias dentro del vasto repertorio de las que conocemos se manifiestan, con las características peculiares: el sujeto no las puede explicar, desaliento, fatiga, pánico, temblores, etc. Las fobias van estrechamente ligadas a sentimientos de inseguridad e involucran un patrón general de evitación y desplazamiento en relación con el objeto temido.

Los estados fóbicos son de una variedad extraordinaria, así como la dinámica de desplazamiento que poseen. Con gran frecuencia se acunan en personas que no dominaron los problemas de la primera infancia.

Reacción obsesiva-compulsiva. En estas manifestaciones el individuo es perseguido por pensamientos irracionales persistentes o por la compulsión a realizar actos irracionales. Estas pueden ocurrir independientemente, pero por lo general se manifiestan juntas.

El impulso o la idea compulsiva se introduce a la fuerza, de manera insistente, persiguiente, hasta que se impone en el pensamiento consistente de la persona.

Obsesión o compulsión, es lo mismo que decir aislamiento, separación, enajenación del yo.

Sobre la temática y por su gran extensión, les habré de ofrecer un capítulo en una próxima entrega.

Atentamente,
Atahualpa Soñé