CARTAS AL DIRECTOR
Médicos a tiempo completo

Señor director:
En nuestro país ya es costumbre dejar agudizar los problemas para luego venir con soluciones mediatizadas y a la carrera que lo que hacen es en realidad poner un parche que no resuelve. Esto sin lugar a equivocarme es una de las enseñanzas de quien es el padre de todas estas medidas y al que todo político actual ha decidido seguir (ese mismo que usted piensa), pues lo que se ve únicamente es permanecer en el poder sin importar lo que se haga para lograr ese propósito, pero eso es lo que deja beneficios personales.

En ese sentido hemos visto en los últimos tiempos algo que se inscribe en esa línea y que por su importancia debe movernos a tomar decisiones inmediatas. No es posible concebir un país como el nuestro con un sistema de salud donde el principal protagonista que es el personal médico esté en una eterna huelga o paro de las actividades. Esto es más grave aun si pensamos que tenemos en camino algo tan vital para el país como la ley de Seguridad Social.

Vemos que en este nuevo período se sigue el mismo camino que los anteriores: dejar que las cosas sigan su agitado curso para vencer por cansancio o para evitar tener que tomar medidas con algún costo político inmediato. Esta situación no puede seguirse tolerando por las consecuencias funestas que produce en las familias más desprotegidas. En mi condición de médico en ejercicio me apena esta situación y creo que debo con la experiencia que me acompaña sugerir una sola medida que vendría por un lado a mejorar la paupérrima situación de los médicos, y por otro lado, mejorar la asistencia a los pacientes con una calidad acorde con los tiempos.

Partamos de los hechos, del total de médicos (la matricula del CMD ronda por los 18,000) que existen en el país y producto del bajo salario, un gran porcentaje tiene empleos simultáneos en Salud Pública, Seguro Social, Fuerzas Armadas, Instituciones Públicas y autónomas (CDE, Aduanas, SEMMA, CERSS, Senado y Cámara de Diputados, Ayuntamientos, Plaza de Salud, Hosp. Marcelino Velez, Centro de Gastro, Oncología, Rehabilitación, etc.) Como Usted puede ver todas estas lista de instituciones tienen en común que en mayor grado, todas son mantenidas por el Estado; es decir que los fondos provienen en mas de un 90% del Gobierno. O sea que a la postre es el gobierno el que le paga al mismo sujeto 2,3 4 y hasta 5 sueldos.

¿Qué proponemos? Pues algo tan simple como que: el médico solo trabaje en una sola institución a tiempo completo. Sí, así como suena y esto sería tanto para el generalista como el especialista. De esta manera, solo tendría un solo empleo, pero adecuadamente remunerado. Es posible pagar a cada médico, sin necesidad de buscar más recursos, un sueldo de unos 40,000 pesos como mínimo. Esto obligaría al médico a dedicarle el horario completo a la institución que le sea asignada y atender holgadamente su consulta privada. Con esto se acabaría la situación que conocemos de médicos que trabajan en cuatro y cinco sitios y el resultado es fácil de adivinar: los descuida a todos y no rinde en ninguno.

Como complemento de esto, todo médico se integraría automáticamente al Servicio de Carrera Civil y Administrativa con todos los beneficios que ella supone y además se oficializarían los incentivos por distancia y tiempo de servicio, con lo cual tendría asegurado su puesto y no veríamos dos motivos de huelgas: el exigir la reposición de médicos cada vez que el Palacio Nacional tiene nuevo dueño y la falta de médicos en determinadas áreas de algunos lugares por el multiempleo. ¿Qué le parece?

Un cálculo elemental y muy superficial apoya nuestra proposición. El sueldo propuesto vendría a resolver el problema, y a la vez los servicios mejorarían en calidad con un médico que se dedicaría exclusivamente a su puesto que tiene asegurado, sin necesidad de hacer una consulta sin calidad y de manera veloz para dirigirse al otro puesto como ocurre actualmente que solo se asiste una o dos veces al trabajo. (No me refiero a todos, que conste).

Con una decisión sencilla, como la que proponemos sería una forma de complacer a nuestro sector y resolver sus problemas y hasta podríamos estar viendo como con una mejor administración y gerencia la transición hacia la Seguridad Social se allanaría. El reto está echado a las instituciones correspondientes que lo asuman y lo terminen para que nos organicemos de una vez por todas.

Agradeciéndole su muy amable atención, le saluda,

Atentamente,