CARTAS AL DIRECTOR 
El Presidente

Señor director:
Fue una conversación muy breve. El Presidente Fernández le pidió al Presidente Uribe de Colombia, 15 años de suministro seguro de carbón para iniciar la transformación del sector eléctrico nacional de combustible fuel oil a carbón, que permitirá reducir el costo de generación de energía a $0.03 el kilovatio/hora y reducirá el efecto negativo en nuestra balanza de pagos, con una ahorro de cerca de 800 millones de dólares al año.

El anuncio del Presidente en Costa Rica sobre la energía, con su estilo sosegado, ponderado, en su condición de Jefe de Estado, es un mensaje alentador y un estimulo para mirar hacia un futuro promisorio. La postura del Presidente Fernández, esta produciendo efectos positivos en sus adversarios. Sin lisonja, pero en estos días el pueblo dominicano esta durmiendo más tranquilo.

Reconocemos que existen graves problemas nacionales, algunos de proporciones insospechadas como es el problema de la masiva inmigración de ilegales haitianos, la corrupción pública y privada, la impunidad, la crisis económica. Somos un país sin correos y no podemos recoger la basura. Estos problemas aunque parecen de poca importancia, sin embargo con indicadores básicos de una nación civilizada. Si el Presidente Fernández logra resolver los problemas, volverá la esperanza. El egoísmo de los hombres que  están en la oposición, no podrían negarle al Presidente Fernández sus logros.

Algunos hubieran querido que muchas de estas metas se hubieran alcanzado en años anteriores en beneficio del pueblo dominicano, pero no fue posible. No solo era la transformación del sector energía, sino además las obras de relumbrón como el Mega Puerto de Manzanillo, los elevados de Villa Mella, la presa de Bayacanes, la autopista a Samaná, la remodelación de la rivera del río Ozama, etc., etc., etc.

Queda la tarea pendiente al Presidente Fernández de mirar hacia el futuro y ofrecer al pueblo lo que más anhela: energía constante y garata para poder ser competitivos, controles migratorios, salud, democracia, estabilidad y desarrollo económico, prosperidad, justicia social, preservación del medio ambiente, educación y castigo para los corruptos. De poco sirven los recursos naturales, la democracia, los acuerdos comerciales, cuando toda la actividad económica está invadida por la corrupción. Por saber mirar lejos con la educación, es que Costa Rica, India, Irlanda, China son ya más atractivas a los inversionistas. Hace poco tiempo Goldman-Sachs publicó una actualización de su conocido estudio sobre el grupo de naciones BRICs (Brasil, Rusia, India y China). Las proyecciones son todavía más asombrosas y se deben a la educación. El número de personas con un ingreso superior a los $3,000 dólares podría duplicarse en los próximos tres años. Para el 2025 podría haber 200 millones de personas con ingresos superiores a los 15,000 dólares. En fin, esas naciones corren rumbo al bienestar y al progreso. Nosotros también podemos, si nos proponemos.

Atentamente,