CARTAS AL DIRECTOR
La electricidad

Señor director:
Por medio de la presente deseamos saludarle cortésmente y a la vez agradecerle profundamente los conceptos emitidos en su editorial titulado “Nos salvamos”, publicado en ese prestigioso diario el miércoles 17 de noviembre en relación a la Resolución SIE 73-2004.

Aunque compartimos en gran parte sus opiniones nos vemos en la necesidad de aclarar algunos conceptos. En el primer párrafo dice lo siguiente: “Los usuarios del servicio de energía eléctrica viven de queja en queja, sin lograr que sus derechos sean respetados. Exigen que se le facturen en base a la lectura de contador y no por consumo promedio, pero nadie le hace caso”.

A este respecto, señor director, esta resolución SIE 73-2004 es con el objetivo de lograr que las facturaciones hechas por las empresas de distribución a los usuarios de servicio público, se correspondan con el consumo real de los mismos. Lo cierto es que una gran cantidad de usuarios se quejan de los abusos que cometen las distribuidoras, con respecto a la facturación y pierden de vista que esta Superintendencia de Electricidad tiene 13 oficinas, distribuidas en todo el territorio nacional, de Protección al Consumidor, PROTECOM, que en el mes de octubre acreditó a los clientes RD$6,455,933.56.

Fueron favorecidos de un total de 833 reclamaciones 454, para un promedio de 54.50%, lo que refleja que todas aquellas personas que sienten que sus facturas no se corresponden con el consumo real, pueden llevar sus quejas a este departamento.

En cuanto a que “las distribuidoras programen las interrupciones del servicio eléctrico”, la superintendencia ha logrado que estas publiquen semanalmente en un periódico de circulación nacional el horario de interrupciones y hasta ahora se está cumpliendo. La Resolución SIE 73-2004 obliga a las empresas de distribución a eliminar una serie de prácticas incorrectas en el proceso de facturación, como el bloqueo en sus sistemas comerciales de valores que están fuera de los rangos de consumo histórico de los clientes. Tal situación se da cuando existe una baja considerable en el nivel de suministro eléctrico, motivada por fallas técnicas del sistema o por déficit de generación, ya que los niveles de consumo de los clientes afectados reflejan valores muy por debajo de los que corresponden a período de estabilidad. Producto de la práctica señalada estos valores son bloqueados por los sistemas comerciales y sustituidos por los correspondientes a la lectura anterior, lo que provoca que la facturación del mes no obedezca a los consumos reales durante el mismo.

Las empresas de distribución están en la obligación de registrar en sus sistemas comerciales solo los valores reales que se correspondan con los consumos mensuales leídos por cada cliente y generar la factura en función de los mismos.

La Superintendencia de Electricidad espera que con el fiel cumplimiento de esta Resolución se logre transparentar las operaciones del mercado eléctrico, ya que la misma obliga a estas empresas a indicar en cada factura si la lectura tiene carácter provisional o si fue obtenida en base a la lectura real, de esta forma los clientes tendrán la información clave para preveer que los ajustes se hagan efectivos, una vez que las empresas de distribución hagan las correcciones necesarias.

Al agradecer su amable atención a la presente, le saluda con sentimientos de alta estima y consideración.

Atentamente,

Enrique Fernández
Encargado Relaciones Públicas
Superintendencia de Electricidad

————-

Honesto y trabajador

Señor director:
Recientemente murió en Santo Domingo, Distrito Nacional, un hombre honesto y trabajador, digno de que los dominicanos serios imitemos, para bien de nuestra patria.

Se trata del español don Manuel Corripio, el cual servirá de ejemplo a las presentes y futuras generaciones.

La memoria de la moralidad de ese pulcro empresario, debe ser conservada como una reliquia de valor incalculable, para la enseñanza de hacer el bien entre nosotros, pues muchas veces nos olvidamos de que la superación y la honradez, se logra en base al sacrificio, la austeridad, la abstinencia y la buena voluntad del control mental.

No nos cansaremos en predicar que las buenas obras hay que diversificarlas, para que aprendamos a vivir con decencia y pudor, apartándonos de la hipocresía impura y seguir las trayectorias que transitaron en vida personas sinceras como Don Manuel, el cual recordaremos como campanadas inextinguibles a través de los siglos.

El se ganó la admiración de todos, por eso estoy muy seguro de que se encuentra disfrutando del descanso eterno en el paraíso de la gloria del Creador, nuestro Dios. Que así sea.

Atentamente,
Reynaldo Rosario Castro