Cartas 
Sobre Luis Alberti

Señor Director:
El 20 del mes en curso tuve la oportunidad de leer un programa con motivo del Día del Músico, donde la Secretaría de Estado de Cultura, informaba del develizamiento de una tarja en homenaje al maestro Luis Alberti, en ocasión del centenario de su natalicio y del septuagésimo quinto aniversario de la composición del merengue “Compadre Pedro Juan”, a cargo de un llamado Comité de Organización del Museo de la Cultura.

Señor Director, quiero recordarle que en los primeros días del mes de octubre le escribí una misiva, la cual usted me honró al publicar el día 13 del mismo mes en ese prestigioso periódico, donde le informaba que el profesor Luis Alberti había cumplido un centenario de su nacimiento y que el merengue “Compadre Pedro Juan” había cumplido 70 de haberse tocado en la ciudad de Santiago (no sé de dónde la citada Comisión dice que cumplió 75 años, cuando todos sabemos que de 1936, fecha de su estreno, al 2006 hay 70 años). Asimismo, dije que ninguna institución, ni siquiera la Secretaría de Cultura, se había ocupado de escribir algunas líneas al respecto.

Aprovechando el canal que usted puede brindarme, quiero informarle que no es la primera vez que la citada institución deja pasar por alto algunas fechas dignas de más respeto como fueron: el 250 aniversario del nacimiento de Mozart, donde la República Dominicana, que dicho sea de paso es el único país del mundo donde el Gobierno tiene tres orquestas sinfónicas en su capital, ni siquiera tocaron dos corcheas en honor al natalicio del genio de Salzburgo, como lo hicieron todas las orquestas del mundo.

Asimismo pasó con el 50 aniversario del Palacio de Bellas Artes, que debió celebrarse el 15 de mayo, sin embargo lo celebraron cinco meses después.

Para despedirme, quisiera recordarle que con motivo del día del músico, 22 de noviembre, la Comisión debió incluir en el programa los 88 años que cumple el merengue de haber entrado en los salones. Este hecho ocurrió el 8 de diciembre de 1918, en el Casino de La Vega Real, al interpretar la orquesta de Juan Espínola el merengue “Mi Entusiasmo” y así se terminará el mito de todos los historiógrafos musicales dominicanos que afirman que fue Trujillo quien introdujo el merengue en los salones a partir de 1930.

 

Atentamente,
Julio César Paulino
Etnomusicólogo