Entretenimiento y alegría en fin de semana familiar

R1

El pasado viernes, la Fundación Mir realizó en Casa de Campo su tradicional encuentro “Family Weekend”, cuyo objetivo es contribuir con los proyectos sociales que desarrolla la entidad a beneficio de niños y jóvenes de esta ciudad.
El primer día inició de forma muy activa, con una fiesta de bienvenida en Génesis Night Club, y aunque la “rumba” de esa noche fue buena, a la mañana siguiente, llenos de energía y entusiasmo, participaron en varios torneos de tenis, así como de golf, en el que la concentración por cada hoyo que pasaban eran intensa, y pese a que ese sábado amaneció con llovizna a pesar del candente sol, esto no fue impedimento para que los jugadores continuaran su jornada y se esforzaran por hacer sus mejores jugadas.
Después, se prepararon para asistir a Playa Minitas, donde iban a premiar a los ganadores. El camino, hermoso, estaba iluminado con lámparas de globos en diversos colores y velones, y al pasar, los niños del Politécnico Fundación Mir les daban la bienvenida a los asistentes. Lian Fanjul de Azqueta, presidenta, quien llegó a las 8:10 p. m. les saludó preguntándoles: “¿Cómo están mis niños?”
Cerca de la playa, con sus verdes palmeras casi inmóviles, el sonido de las olas del mar y una luz tenue, unido a los centros de mesas de flamboyanes y cactus, le dieron un toque especial y romántico a la velada. Ya a las 9:00 de la noche, el padre John bendijo los alimentos que disfrutaron los presentes, que llegaron vestidos de forma casual y elegante.
Agradecimientos. Después Lian Fanjul se dirigió al los presentes para agradecer a las empresas y amigos de la fundación por el apoyo. “Su generosidad de esta noche nos permite seguir trabajando por la juventud dominicana”, dijo. Luego de su intervención, sonrientes, subieron a tarima los niños de las escuelas vocacionales que acompañaron a otro joven estudiante de MIR a cantar una canción acompañados por la guitarra.
La parte formal finalizó con la entrega de los trofeos a los ganadores de los torneos. Y luego se dispusieron a seguir disfrutando, “tirando” sus mejores pasos al bailar.