Casa donde nació Duarte sigue total abandono

17_11_2015 HOY_MARTES_171115_ El País7 E

A tres años del inicio del remozamiento de la casa donde nació el Padre de la Patria Juan Pablo Duarte, los trabajos se encuentran paralizados, aunque según el presidente del Instituto Duartiano, José Pérez Saviñón, el nuevo director de la Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado (Oisoe) reiniciarían ayer las labores.

Hace tres años, a propósito del bicentenario del nacimiento del patricio, fueron iniciadas las labores, que no han sido posible continuar, mientras el inmueble, se deteriora por el polvo junto a las pertenencias del Padre de la Patria.

Los trabajos fueron iniciado el 17 de enero de 2013, y de ahí en adelante se han hecho más de 10 promesas para reiniciar los trabajos, la más reciente la hizo el director de la Oisoe, Francisco Pagán, a Saviñón que comenzarían de nuevo ayer.

Pero había hecho lo propio frente a un grupo de historiadores el 30 de agosto, mientras el tiempo pasa y el hogar de Duarte es un almacén de polvo, materiales de construcción y deterioro total.

La remodelación de la casa del patricio se encuentra paralizada con el varillaje de las columnas colocadas, corroída por el agua, el sol y el sereno.

Saviñón, informó que el director de la Oisoe, Francisco Pagán, se comprometió reiniciar las labores ayer, tras señalar que no había razones para retrasar aún más los trabajos.

Saviñón lamentó que la reconstrucción de la casa del Padre de la Patria se encuentre en pañales, cuando el compromiso del Gobierno era que estaría lista para el bicentenario de Duarte, en enero de 2013.

“El nuevo director me prometió hoy, y yo creo que es un hombre serio, que ya van a comenzar a trabajar, que era el permiso del Ayuntamiento del Distrito Nacional, del que no se había ocupado la administración anterior”, expresó.

Mientras sigue el retraso de la obra, en la casa del patricio se ofrecen servicios al público en dos salas y el patio, donde se exhiben algunas de las pertenencias de Duarte, como su escritorio, cuadros, los muebles traídos desde Venezuela, la urna donde trajeron los restos y los ensambles.

En el patio se exhibe un pozo de agua original de la época, un poema que escribió Duarte en el exilio, el juramento Trinitario, tres bustos del padre de la patria, Celestino Duarte, Juan Isidro Pérez y Pedro Alejandro Pina.

Rhina Mercedes, guía de la casa museo, lamenta que el lugar esté prácticamente en ruina y que las autoridades no se hayan preocupado por su remozamiento.
En tanto que Andrés Avelino, deplora que mientras se invierten decenas de millones en otros museos cercanos, al de Duarte se le tenga abandonado, citó el caso de Telecomunicaciones y el de la Resistencia.