Casas Comunitarias de Justicia, una alternativa a la solución de conflictos

casa

El movimiento no partidista Participación Ciudadana brinda servicios judiciales y psicológicos a través de las Casas Comunitarias de Justicia ubicadas en diferentes puntos estratégicos de la República Dominicana, donde personas asisten por casos frecuentes como violencia de género, repartición de bienes y cobros de deudas.

Participación Ciudadana es un movimiento que cuenta con 23 años en  el país, beneficiando a las poblaciones de Cien Fuegos, Las Caobas, La Vega, La Joya, San Francisco de Macorís, Mao, Esperanza, La Ciénaga y Moca con una asistencia más elevadas de mujeres  que de hombres.

Ruth Henríquez Manzueta, directora técnica del movimiento, expresó que la mayoría de los casos de violencia se generan porque las personas desconocen cómo resolver sus conflictos y se ven afectados por falta de recursos para acceder a orientaciones legales.

“Hay una población, especialmente la vulnerable, que no accede a la justicia formal por razones económicas y por distancias territoriales, pero también porque no conocen sus derechos, ni saben cómo afrontarlos” explica Manzueta.

casa 2

Las poblaciones beneficiadas son: Cien Fuegos, Las Caobas, La Vega, La Joya, SFM, MAo, Esperanza, La Ciénaga , Moca. Con una cantidad de asistencia más elevada de mujeres que de hombres. Fuente Externa.”, explica Manzueta.

Dice que las personas que reciben el servicio llegan a las casas a través de jornadas que se difunden a través de volantes en los que se explica el servicio que ofrecen, además de talleres sobre Derechos Humanos, prevención de violencia y mediación de conflictos.

Participación Ciudadana  cuenta con la sustentabilidad social y económica de entidades como el Poder Judicial, el Ministerio Público, ayuntamientos municipales,  el sector empresarial y de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID).

Yabrina Cabrera, psicóloga de la Casa Comunitaria en Moca, dice que los casos que más se trabajan son los de mujeres víctimas de violencia doméstica. Dice que se les concienciar para que después de haber puesto la denuncia a sus parejas no las cancelen.

 

“Muchas de las mujeres que recibimos aquí vienen por el mismo caso, violencia de género. Nos encargamos de hacerlas conscientes de que son valiosas y merecen respeto. Les hacemos conocer sus derechos para que sepan cómo afrontar sus situaciones ante el ataque familiar y social”, puntualizó Cabrera.

Una de las pacientes de Cabrera, la cual no ofreció su nombre por miedo a ser reconocida, comunicó que después de haber sido asistido a las casas comunitarias, ha sentido que su autoestima ha mejorado y que  ya no se deja maltratar por su pareja.

 

casa 3

Cuenta con el sustento social y económico del Poder Judicial, El Ministerio Publico, ayuntamientos municipales, del sector empresarial, Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional y sociedad Civil. Fuente Externa.

Como proyecto, las Casas Comunitarias surgen a finales del año 2006, beneficiando a más de 250 mil personas a través del abordaje de conflictos familiares, comunitarios, de manutención de hijos menores, regulación de visitas, repartición de bienes, conflictos de linderos, inquilinato, deudas, ruidos ambientales y atención a personas migrantes en situación irregular.