Caso del Camú enfrenta Medio Ambiente con diputado

http://hoy.com.do/image/article/670/460x390/0/073123E8-FABA-435E-9763-EA7E9C3C68C0.jpeg

La canalización del río Camú enfrenta ahora al Ministerio de Medio Ambiente  y al diputado de la Vega Hugo Núñez, pues la institución alega que el legislador firmó una resolución pidiendo que se intervenga en el afluente y ahora pone una denuncia por los trabajos iniciados.

 Medio Ambiente afirma  que  Núñez ahora alega que había visto en un noticiario que se iban a intervenir otros puntos del río Camú que no eran los que originalmente él creía.

 Informó que un equipo técnico de la Comisión que crea el decreto 582-09 para el encauzamiento y  reducción de vulnerabilidad en los cauces de ríos prioritarios, entregó un informe a la Comisión de Medio Ambiente de la Cámara de Diputados sobre los trabajos  que se realizan en el río Camú de La Vega.

Los técnicos presentaron los estudios realizados para llevar a cabo los trabajos en el Camú y  los documentos que históricamente fueron depositados en el Ministerio de Medio Ambiente por instituciones y organizaciones de la zona solicitando los trabajos de canalización.

Los trabajos que se están llevando a cabo en el afluente fueron detenidos por el ministro de Medio Ambiente,  Ernesto Reyna, quien preside la Comisión del decreto 582-09, con el fin “de mantener la institucionalidad y las buenas relaciones interinstitucionales, en este caso, con la Cámara de Diputados, hasta tanto la Comisión de Medio Ambiente recibiera el informe técnico de los trabajos de canalización del río Camú”.

Medio Ambiente agregó que la canalización de los ríos está bajo  responsabilidad técnica del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INDRHI) y de una empresa que depositó los términos de referencia para realizar esas labores, al agregar que su papel es garantizar que los trabajos se realicen de forma sostenible, indica.

El informe de los trabajos fue entregado  la mañana de ayer     en la Cámara de Diputados, en presencia del diputado Hugo  Núñez.  La Comisión para la Canalización  de los Ríos alega que sólo se ciñe al rigor técnico y científico, para que todos los trabajos que se realicen se hagan de forma que no genere impacto negativo.