Caso Medusa: Mano derecha de Jean Alain no figura en lista de acusados

Caso Medusa: Mano derecha de Jean Alain no figura en lista de acusados

La acusación formal del Ministerio Público contra los implicados del caso Medusa, señala que son 41 los nombres de personas física y 22 empresas los que figuran, donde incluso salió a relucir hasta el nombre de un hijo de Lisandro Macarulla, actual ministro de la Presidencia, Lisandro José Macarulla Martínez.

Sin embargo, el nombre que no se lee en la lista es el de Rafael Stefano Canó Sacco, el hombre definido como la mano derecha del ex procurador Jean Alain Rodríguez, principal acusado del entramado de supuesta corrupción.

Presuntamente Stefano Canó podría estar en medio de negociaciones con el órgano acusador con el objetivo de ser testigo para probar la investigación que ha desarrollado el Ministerio Público durante varios meses, aunque esa información no ha sido ventilada por las autoridades.

Leer: Caso Medusa: 22 empresas y 41 personas señaladas por la PEPCA

En la gestión de Jean Alain como cabeza de la Procuraduría General de la República, Rafael Stefano Canó Sacco se desempeñó como jefe de gabinete y estaba prófugo desde el año pasado, específicamente desde el mes de junio, presuntamente por estar vinculado a la Operación Medusa.

Tiempo después, Canó fue arrestado por la Organización Internacional de Policía Criminal o Policía Internacional (Interpol) en España, y desde ese momento la Procuraduría General de la República ha indicado que se encuentra en proceso para ser extraditado.

Según la Pepca, esta figura obtuvo beneficios económicos del Plan de Humanización del Sistema Penitenciario.

Canó habría aprovechado su cargo de jefe de gabinete en la Procuraduría para dar beneficios a su socio Daniel Elías Manzur Báez por medio de la compañía Soluciones Integradas Mazur Báez, EIRL.

En ese sentido, emitió órdenes de compra por millones de pesos que, según la Pepca, “ fueron emitidas por la Procuraduría, configurándose una estafa agravada”.

Soluciones Manzur no prestó ningún servicio, pero cobró aproximadamente RD$ 50,000,000 y que a ella le hicieron repetir la solicitud de pago como cuatro o cinco veces, porque ellos siempre querían algo diferente”, fue el supuesto relato de una testigo al Ministerio Público.

Publicaciones Relacionadas