CASO MEREGILDO
Acusado planearía entregarse

POR LLENNIS JIMÉNEZ
Quírico Rojas Carram, encontrado muerto el domingo pasado en una cabaña de Jarabacoa, le había informado poco antes a su mujer que se entregaría a las autoridades al día siguiente, por su alegada vinculación con el asesinato de los esposos Joel Alexander Díaz Sarmiento y Yaniris Ruiz Sánchez, dijo ayer el fiscal de Santo Domingo, Perfecto Acosta Suriel.

Rojas Carram, comerciante, se le relacionaba con Meregildo Díaz Díaz, religioso al que se considera responsable del doble crimen.

De acuerdo con los datos revelados pro Acosta Suriel le habría suplicado a su mujer también que le cuidara bien a su hijo de apenas nueve días de nacido en caso de que le sucediera algo.

Acosta Suriel dijo que todavía no han podido interrogar al taxista que transportó a Rojas Carram a la cabaña El Momento en Buena Vista, Jarabacoa, donde aparentemente se envenenó.

Dijo que no saben a qué compañía pertenecía el taxista que llevó a Rojas Carram al hotel en la mañana del domingo, porque la persona que lo recibió argumentó no haber identificado el vehículo porque aún era de noche.

Perfecto Acosta dijo que en la habitación de la cabaña fueron encontrados dos tipos de veneno, pero que esperan los resultados del estudio forense para apreciar la validez de los elementos encontrados en el lugar de su muerte.

El magistrado declaró que la esposa de Rojas Carram le informó que estuvo nervioso e intranquilo y que le habría planteado que no se sentía bien, debido a que tenía problema.

Señaló que el sábado que Rojas Carram habló con su mujer y le dijo que cuidara al niño si moría.

Acosta Suriel reiteró que está pidiendo el juicio de fondo contra Díaz Díaz para el día cinco de junio, al igual que para el sargento del Ejército, Valentín Vicioso de Jesús, considerado coautor del crimen.

Fiscales Santo Domingo realizaron un descenso a la cabaña donde murió Rojas Carram.

Acosta Suriel dijo que profundizan las investigaciones relativas a la muerte del hombre que habían declarado prófugo. “Vamos a seguir investigando a ver si ellos -los responsables de la cabaña- están hablando la verdad y determinar si es cierto que llegó en un taxi”.