Castaños Guzmán critica trabajo de la DPCA

ELADIO PICHARDO
e.pichardo@hoy.com.do
La Dirección Nacional de Persecución de la Corrupción Administrativa (DPCA) no ha logrado convertirse en una entidad fuerte que realice investigaciones sólidas contra la corrupción y  sancione a  personas que distraen los fondos del erario.

Así lo expresó el vicepresidente ejecutivo de la Fundación Institucionalidad y Justicia (FINJUS), Servio Tulio Castaños Guzmán, quien expresó  su preocupación porque el órgano más importante en la lucha contra la corrupción del país esté anclado al Poder Ejecutivo.

Su escaso desarrollo lo atribuye a diversos factores, enfatizando lo que considera un problema común a todo el Ministerio Público desde la fundación de la República.  “Es una de las instituciones más disfuncionales del sistema de justicia, un órgano con escaso poder operativo ante los tribunales y neutralizado ante el poder político que lo controla”, explicó Castaños Guzmán.

Manifestó que los resultados de esa institución en sus diez años de creación, han sido “insuficientes y hasta contradictorios”, poniendo en entredicho la capacidad y la voluntad del Estado para enfrentar la alarmante corrupción, mientras las condenas definitivas, salvo algún acto de corrupción menor, brillan aún por su ausencia. No obstante, dijo que  la reforma procesal penal ha dado un  espaldarazo a la DPCA, dotándola de poderes que nunca tuvo para perseguir  los casos de corrupción.

Corrupción

1- La corrupción le ha costado mucho a la sociedad dominicana, ya que los índices de ese flagelo son muy elevados.

 2- En un momento de grandes inequidades sociales se necesita un órgano de persecución contra la corrupción fortalecido.

3- Se requiere de  una lucha anticorrupción con miras a obtener condenas de jueces imparciales.