Castro Castillo: A la Policía la culpan de todos los males de la sociedad

Castro Castillo

El  jefe de la Policía, mayor general Manuel Castro Castillo, dijo hoy que en el país se ha montado una campaña de descrédito  que pretende deshonrar la labor que realiza  la institución culpándola de todos los males de la sociedad.

Afirmó que este tipo de  campañas genera una percepción negativa en contra de la Policía y un error en relación al tema de la  inseguridad ciudadana.

El jefe de la institución del orden habló  al pronunciar un discurso en la graduación de  mil 800 nuevos miembros de esa institución en la Marina de Sansoucí.

A continuación el discurso íntegro  pronunciado por el Jefe de la Policía:

Damos gracias a Dios Todopoderoso por permitirnos celebrar en este día estratégicamente importante para nuestra institución del orden, la graduación conjunta unificada másgrande en la historia de la Policía Nacional.

Esta delincuencia y criminalidad, ha convertido a la región de Latinoamérica, a la cual pertenece nuestro país, en la más violenta del globo terráqueo.

De igual forma debo recordar, que la tarea de garantizar la seguridad ciudadana, no es única, ni exclusiva de la Policía Nacional, es una tarea integral del Sistema de Justicia y otras instituciones del Estado dominicano.

Para que la lucha contra el crimen sea efectiva, no se debe crucificar a nuestra institución del orden, primero se debe procurar enfrentar en sus raíces las causas que la generan, de lo contrario, no importa el sacrificio, hasta con sus vidas de nuestros agentes, la delincuencia encontrara terreno fértil en el territorio dominicano, para crecer y multiplicarse como si fuera una peste.

Vuelvo a reiterar, no solamente con las acciones que realiza la Policía, se puede garantizar la seguridad ciudadana, necesitamos la integración de todos y todas los dominicanos y dominicanas.

Es necesario que se pueda legislar para elevar el nivel de consecuencia para algunos delitos como el robo de motor, celulares y porte ilegal de arma de fuego.

Se hace necesario, la construcción de nuevas cárceles, las que tenemos ya están llena.  Pero a la vez, que se construyan cárceles de máxima seguridad.

Se hace necesaria una modificación a la ley 36 sobre el porte de armas de fuego.

Lo más importante, se hace necesario que papá y mamá, sean mas cautelosos en la crianza de sus hijos.  Son niños y jóvenes dominicanos la gran mayoría de los que delinquen en cada uno de los rincones del territorio nacional

A los policías sólo no corresponde actuar, y estamos dando repuestas.

Para enfrentar la delincuencia, con la colaboración del Sr. Presidente Constitucional de la República Danilo Medina, la Policía Nacional, ha realizado una inversión histórica para mejorar nuestra capacidad de repuestas.

Mejoramos el patrullaje preventivo en el Gran Santo Domingo, elevando de 80 patrulleros a 849, para dar asistencia efectiva en la aplicación del Sistema Nacional de Atención a emergencia y Seguridad 911, lo mismo estamos realizando en otras provincias como Santiago, Puerto Plata y San Cristóbal.

Hemos incrementado considerablemente la capacidad operativa de nuestra institución, lo que nos ha permitido apresar y someter a la acción de la justicia, en lo que va de año, la cantidad de 20,682 delincuentes, la gran mayoría por robos, atracos y drogas narcóticas.

Nos enfrentamos con mayor valentía a una delincuencia desafiante que no respeta autoridad, lo que nos ha producido la pérdida de 29 policías y más de un centenar de heridos, en lo que va de año.

Hemos logrado disminuir la tasa de criminalidad a tan sólo 17 muertes violentas por cada 100 mil habitantes, la más baja en los últimos 12 años, pero también una de las más bajas de Latinoamérica.

Paralelamente, con la colaboración de la sociedad civil y varias Embajadas, estamos impulsando la reforma de hecho, para el cambio de cultura de nuestros policías, con lo que procuramos convertir a la Institución en una policía de proximidad, proactiva, en la que si pueda confiar.  Un institución con una doctrina moderna, que sus miembros sean policías profesionales egresados de la universidad policial, que ya se construye, así definitivamente podremos tener la policía que el pueblo dominicano exige y merec.

Para mejorar aun más nuestra capacidad de repuestas, en la mañana de hoy, con el orgullo del deber cumplido, estamos integrando al servicio policial la cantidad de 1,789 nuevos miembros, 855 agentes pertenecen a la 121 Promoción de Rasos de la Escuela de Entrenamiento de Seguridad Ciudadana, Hatillo San Cristóbal, 386 Agentes de la 115 Promoción de Rasos de la Escuela de Entrenamiento Departamento Operaciones Especiales, 238 de la Promoción de Rasos de la Escuela de Seguridad Ciudadana Región Cibao Central y 310de la 27 Promoción de Policías de la Escuela Metropolitana de Transporte AMET.

Estos nuevos agentes, desde ya quedan integrados al servicio policial, para mejorar aun más la capacidad operativa de nuestra institución y para mejorar aun más la seguridad ciudadana, todos y cada uno de los nuevos agentes graduados en la mañana de hoy,  serán sumados a las acciones preventivas, disuasivas y cumplir el rol de preservar el orden en las vías públicas en todo el territorio nacional, llevando el uniforme gris para servir a la Patria con lealtad y orgullo. Para lo cual hago acopio de una frase histórica, que subraya la importancia de este acto:

“El largo camino de la vida profesional comienza con un primer paso”

Y todos los aquí reunidos ya lo han dado, lo cual sin duda merece el reconocimiento social.

En otras palabras, este sensible evento de graduación múltiple, es un esfuerzo y un fruto más del sostenido proceso de reforma y profesionalización que está llevando a cabo la Jefatura de la Policía Nacional, impartido por nuestra Dirección Central de Educación y Entrenamiento, como parte del Plan Integral de Seguridad Ciudadana, en la denodada Visión de Estado del Excelentísimo Señor Presidente Constitucional de la República, Lic. DANILO MEDINA SANCHEZ, Autoridad Suprema de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional.

Antes de concluir esta magna ceremonia múltiple, deseo destacar con todo su valor y significado, dos cosas: en primer orden, que los primeros lugares de las cuatro Escuelas de Entrenamientos, fueron alcanzados por policías femeninas, lo que demuestra el desarrollo de la mujer dominicana y el avance de la equidad de género dentro de la Policía Nacional.

Por lo que pido que le tributemos un fuerte aplauso.

En segundo lugar, desde este preciso momento, todo este caudal de nuevos policías portarán una placa en su quepis y su camisa… una placa con los números que lo identificarán desde el inicio hasta el final de su carrera policial, como una sensible muestra del cambio de imagen y de que estamos creando una nueva cultura y actitud de servicio, para que la gente sepa quién exactamente le sirvió y el policía sepa comportarse con autoridad y respeto ante la ciudadanía, justamente a la altura que la sociedad está esperando de cada miembro en particular.

Aprovecho la oportunidad para felicitar, al Director Central de Educación y Entrenamiento Policial, Gral. De Brigada LATIF MAFOUD RODRIGUEZ, a los Directores de las Escuelas de Entrenamiento, Coroneles RENE SANCHEZ MENA, DANIEL MATOS CIPRIAN Y al Teniente Coronel CARLOS TAPIA QUEZADA, así como sus cuerpos de instructores que han participado en el proceso de formación académica de esta nueva generación de policías que hoy ponemos al servicio de la sociedad dominicana.

Distinguidos graduandos,

Ustedes, como nuevos miembros de la Policía Nacional, representan en buen número los valores de la juventud Dominicana, que han abrazado la carrera policial con disciplina, talento y energía en beneficio de la paz y la convivencia ciudadana, instruidos bajo el nuevo paradigma de una Policía Nacional con vivo rostro de futuro.

Cada uno en particular ha sido formado para brindar un servicio cada vez más efectivo a la ciudadanía, sobre firmes bases de confianza, por lo que le pido al Espíritu Santo con el poder que procede de sus gloriosas riquezas, los fortalezca a ustedes en lo interno de su ser, para que la fe en Cristo habite en sus corazones, e igualmente le pido que, arraigados y cimentados en su amor, cumplan al pie de la letra con los sagrados deberes que les impone la Constitución de la República.

Como Jefe de la Policía Nacional, estoy en el deber de exigirles nobleza, rectitud y valentía con absoluto apego a las leyes, donde servir sea lo primero y lo último que norme sus actuaciones. Que la ciudadanía y sus familias los tengan como un referente inquebrantable, porque han sido educados para eso, ya que desde este preciso momento pasan de la fase de formación a la etapa de los resultados.

Sí, Resultados, porque la sociedad dominicana clama de cada uno de ustedes como Policías: protección, seguridad y confianza.

Para lograrlo, a pesar de las dificultades y los obstáculos, debemos esforzarnos, y demostrarles a los dominicanos y dominicanas que somos capaces de llevar paz, tranquilidad y confianza a cada rincón del país.

y sólo ustedes como agentes del orden pueden cubrir esas fundamentales demandas ciudadanas.

Ustedes han elegido una difícil carrera en la que deben servir, no servirse, ustedes son la cara visible de la Policía Nacional en las calles, unidades patrulleras y Destacamentos del país, ustedes son una parte importante en la buena o mal imagen de la Institución, ustedes son los genuinos representantes de la nueva generación de policías que nos permitirá dejar atrás la policía represiva, para dar paso a la policía de proximidad.

Conozco el riesgo que corren a diario patrullando en las calles para hacer cumplir la ley y confió que sabrán hacer que esa ley, tan duramente defendida, funcione igual para todos sin privilegios ni excepciones.

Quiero que trabajen con rigor y justicia, pero también con respeto y afecto por los hombres y mujeres de bien, que sean la inmensa mayoría de nuestro país.

Personalmente me comprometo a que esa, la del trabajo será la única vara de medir que se usará a la hora de reconocer sus méritos.

El que esté dispuesto a trabajar, ascenderá; y el que pretenda ascender sin trabajar, tendrá que responder por sus actos. Tenemos mucho que mostrarle al pueblo dominicano… y lo vamos a hacer, con determinación, profesionalismo, coraje y entrega, con Dios, Patria y Libertad inspirando su heroica misión de cada día.

Concluyo mis palabras con un pensamiento de nuestro Patricio Juan Pablo Duarte, que nos motiva como Policías a continuar nuestros esfuerzos,  para cada día, hacer más eficiente nuestros servicios en aras de garantizar efectivamente la seguridad ciudadana que el pueblo dominicano exige y tanto se merece. Cito:

“Trabajemos, trabajemos sin descansar, no hay que perder la fe en Dios, en la Justicia de nuestra causa y en nuestros propios brazos”

Sólo así, podremos contribuir como policías a la Patria libre y tranquila que idearon nuestros padres de la Patria.