CE presenta paquete de normas para el sector bancario

24_11_2016 HOY_JUEVES_241116_ Economía2 E

La Comisión Europea (CE) presentó la reforma de sus normas de resolución y reestructuración bancaria, por las que impone a los bancos con riesgo sistémico un nivel mínimo de capacidad para absorber pérdidas y fija una jerarquía de los acreedores que deberían asumirlas en caso de rescate.
El Ejecutivo presentó ayer un paquete de normas para el sector bancario en la Unión Europea (UE) con el que incorpora en la legislación los últimos estándares internacionales acordados en el Comité de Supervisión Bancaria de Basilea y el Consejo de Estabilidad Financiera.
Se modifica la directiva y reglamento de requerimientos de capital (CRR y CRD) y la directiva de reestructuración y resolución bancaria (BRRD).
El objetivo es completar el programa de reformas que emprendió Bruselas a raíz de la crisis económica para devolver la estabilidad al sector financiero, reforzar la resistencia de los bancos ante choques y clarificar cómo se gestionan y quién paga los rescates.
“Tenemos que encontrar un equilibrio entre reducir riesgos en el sector bancario, pero al mismo tiempo mantener un sector diverso que apoye la financiación a la economía en general”, dijo el vicepresidente de la CE para el Euro, Valdis Dombrovskis.
Bruselas ha introducido en su marco de resolución el estándar sobre Capacidad de Absorción de Pérdidas Totales (TLAC), que obligará a las entidades con riesgo sistémico a emitir un mínimo de pasivos subordinados y otros instrumentos de capital que puedan absorber pérdidas en caso de resolución.
Este requisito se integrará con las normas europeas que ya exigen un mínimo de fondos propios y pasivos elegibles (MREL en inglés) a todos los bancos y cuyo objetivo es el mismo: que tengan fondos suficientes “fácilmente rescatables” para que las autoridades eviten usar fondos públicos. La diferencia reside en que mientras los requisitos del MREL se calculan teniendo en cuenta el plan de resolución de cada entidad, el TLAC fija un mínimo homogéneo para los bancos europeos sujetos a la norma.