Celebran ascenso de Benedicto XVI

POR LLENNIS JIMÉNEZ
Misas en las once catedrales y las más de 500 parroquias del país se oficiaron ayer, durante las cuales obispos y sacerdotes celebraron el inicio del pontificado del papa Benedicto XVI, sucesor de Juan Pablo II.

Miles de fieles católicos elevaron plegarias en las misas de acción de gracias y de petición para que el Señor ilumine el trabajo de que desde ayer comienza a realizar en el mundo la máxima autoridad de la iglesia católica y el obispo de Roma, el alemán Joseph Ratzinger.

El secretario de la Conferencia del Episcopado Dominicano (CED), monseñor Benito Ángeles, dijo que cada obispo presidiría la eucaristía a la hora de su preferencia, con la participación de delegados de todas las parroquias de cada una de las once diócesis del país.

Los creyentes oraron para que Dios acompañe y bendiga al nuevo papa ante los retos y desafíos que le esperan al inicio de este milenio.

Más de 1,100 millones de católicos en el mundo se mantuvieron atentos ayer a las actividades efectuadas en Ciudad del Vaticano, Roma, donde ayer Ratzinger recibió el anillo del pescador como símbolo del poder pontificio y ofició la misa de inicio de su pontificado, en una ceremonia a la que participaron los cardenales de todo el mundo, jefes de Estado, reyes y dignatarios.

Ángeles anunció que Nicolás de Jesús Cardenal López Rodríguez, quien concelebró la junta del domingo junto al nuevo papa, regresará al país el próximo martes y posteriormente presidirá una solemne celebración, en la que tendrá un mensaje para el pueblo dominicano.

Dijo que la misa presidida por el arzobispo metropolitano de Santo Domingo será convocada, en su momento, por la CED. López Rodríguez, al igual que los demás cardenales quedó junto al nuevo papa dialogando sobre todos los temas de la iglesia y los retos y desafíos de su pontificado.

PARA AMÉRICA LATINA

El secretario de la CED consideró que están plenamente confiados en la apertura del nuevo papa Benedicto XVI, en su capacidad visionaria, en el dominio de las relaciones en el ámbito de las religiones.

“Tenemos plena confianza también en que el papa va a mantener los criterios y los principios doctrinales de la iglesia, aunque no le guste a mucha gente”, sostuvo argumentando que al alemán Ratzinger mantiene una posición seria, responsable y doctrinal frente a la defensa de la vida humana.

Planteó que el papa Juan Pablo II manifestó públicamente su desacuerdo con la guerra de Irak. “La pregunta es por qué. Entonces el mundo lo declara liberal por eso. Pero cuál es el fondo por el cual el papa asume un rechazo de la guerra, porque en definitiva él quiere defender la vida humana”.

Indicó que el mismo papa toma una posición contra el aborto y esa es la posición que ha tomado también el nuevo papa. “Y se le dice conservador por eso, pero a favor de quien está la defensa que no sea de la vida humana cuando se rechaza el aborto”.

A su juicio, en las últimas décadas ha habido más muerte por aborto que por guerra. “Entonces, por un lado nos impacta la guerra y no nos impacta la muerte de los inocentes”.

Precisó que se está de frente a lo que el nuevo papa llama la “dictadura del relativismo”, donde mucha gente quiere que se piense de acuerdo a lo que le conviene para una vida de indiferentismo y sin compromiso, de frente a las realidades fundamentales de la vida humana.

PARA EL PAÍS

“Sería un profundo y legítimo deseo tener en República Dominicana al nuevo papa Benedicto XVI”, opinó monseñor Ángeles, señalando que en República Dominicana se tuvo la gracia de tener a Juan Pablo II durante tres veces.

Aclaró que la CED no se ha reunido para tratar este tema.

Expresó que en su primera homilía como papa, Benedicto XVI dejó ver muy claro todo lo que va a ser su misión en el mundo, diciendo la frase de que no viene a presentar un programa de gobierno, sino “que mi programa será ser iluminado por la palabra de Dios, para buscar en todo el ejercicio de mi pontificado la voluntad de Dios”.

Manifestó que el papa no ha hecho alusiones particulares y que a lo único que se ha referido ha sido a la Jordana Mundial de la Juventud, a celebrar en Colonia, el próximo mes de agosto. “Dejando ya trillado el camino para su pontificado de papa peregrino. El papa tiene un sentido de ser un apóstol de la verdad, de ser un misionero de todo lo que tiene que ver con la sana orientación de la doctrina de la iglesia católica”.