Celebran tradicional fiesta de primavera

chinos
chinos

Vestidos con trajes típicos de llamativo color rojo chino, el embajador de esta nación, Zhang Run y esposa Marta Duan Niyan recibieron en su elegante residencia a los invitados convocados a celebrar la Fiesta de Primavera o el Año Nuevo Chino.
El área del jardín, donde se escuchaba caer de forma relajada el agua de la piscina, fue el lugar ideal para esta agradable velada, matizada por una brisa fría que acariciaba el cabello y el rostro de algunos, mientras se escucha de fondo la música tradicional de ese país oriental.
Después de un rato recibiendo y saludando a sus invitados, el diplomático Zhang Run pasó a una tarima para expresar un breve mensaje en el que deseó a todos los asistentes “mucha suerte, salud y felicidad para el nuevo año”.
El embajador destacó la presencia de una delegación de más de 60 artistas proveniente de Beijing, Tianjin y Hebei, que en la actualidad realiza una gira de presentaciones en el país.
Una de las atracciones más disfrutada de esa noche, además de la deliciosa cena, fueron las actuaciones tanto de ópera de Pekín como de música folclórica. Maestros herederos de algunas actividades que integran su patrimonio cultural mostraron obras de corte de papel y caligrafía, que la esposa del embajador entregó como regalo a los presentes al momento de partir.
El Año Nuevo Chino o Festival de Primavera, es el festival más importante de China, cae el viernes 24 de enero y dura desde el 25 de enero hasta el 8 de febrero. Este año nuevo rige la rata, animal cuya mordedura sagrada separó el cielo de la tierra, según cuenta la leyenda. Se dice que este roedor representa el espíritu aventurero.