Centro Cultural Eduardo León Jimenes

Fotos: Alfredo Rodríguez, Carlos Nuñez y Tony Nuñez
Fotos: Alfredo Rodríguez, Carlos Nuñez y Tony Nuñez

Contenido de la revista En Sociedad

Con una frase que genera hasta cierto punto lo que se hace sin recibir beneficio, titulamos esta portada que retrata fielmente, el amor y la entrega con pasión y compromiso, de un equipo humano decidido a fomentar la creatividad y el respeto a las identidades a través de la educación, la promoción y la difusión de la cultura, para así contribuir a la conformación de una sociedad más sensible, más consciente y más participativa. Un espacio ideado y creado por los hermanos León Asencio para honrar la memoria de sus padres, al tiempo de entregar al país una institución para su desarrollo educativo y cultural.

Es así que desde el corazón de Santiago de los Caballeros, esta importante obra de gestión cultural, que recién arribó a sus quince años de fundada, se convierte en el escenario idóneo para destacar y compartir la creatividad de nuestros artistas locales. Una labor, que se convierte en apostolado, tratando de sembrar en la sensibilidad de la sociedad, una respuesta a la expresión artística que es la que da color y riqueza a un país y que sin duda, es fundamental para el desarrollo y el impulso de la cultura y el arte de una nación.

Y liderando estas iniciativas, María Amalia León de Jorge, Directora de la Fundación Eduardo León Jimenes y del Centro León, una mujer con gran sensibilidad y conocimiento artístico, e inmersa en sus retos, se llena de absoluta satisfacción al servir de hogar para la difusión del arte nacional en todas sus vertientes, convencida de su misión de que si no se promueve el arte y la cultura, se deja perder la esencia y las costumbres de una localidad, privando a la sociedad del derecho de disfrutar de todos los beneficios que tiene el desarrollo artístico.
Los invitamos a entrar a este recinto y descubrir las diversas formas de transmitir belleza, despertar emociones y disfrutar del gozo de los mensajes atrapados en cada pieza de arte.

El arte es una de las manifestaciones más elevadas de la actividad humana, mediante la cual se expresa una visión personal y desinteresada que interpreta lo real o imaginario con recursos plásticos, lingüísticos o sonoros. El arte recrea, con trazos y formas inusuales, las emociones más variadas del alma.

Habla con colores y formas el sentimiento de su autor, tratando de transmitir lo incomunicable. Es así que sirve de canal para enviar mensajes que eleven al observador a musitar y sentir plenitud, belleza, tristeza, gozo o pasión, pero siempre con un impacto que toca la sensibilidad.

Se necesitan pues, personas que entiendan cuál es la importancia del arte en la sociedad, y de cómo éste es parte intrínseca de la cultura, para que este sector no viva siempre en una especie de peligro de extinción, batallando constantemente para poder subsistir, ocultando sus talentos para sustituirlos por rutinas, o callando su creación bajo la sombra de la indiferencia de la sociedad.

El lenguaje del arte, expresado a través de sonidos, colores, formas, líneas e imágenes, a veces dice más que las mismas palabras. El arte alcanza nuestras almas, conectando lo que hay dentro de nosotros con las realidades externas, y para aquellos que lo entienden, que disfrutan con la manifestación de la creatividad, se convierte en una pasión que destila amor por todo lo creado.

María Amalia León de Jorge lo ha vivido desde sus inicios, y esta explosión de creatividad la ha sorprendido positivamente, creando un lazo indestructible con su compromiso de seguir llenando de color y formas nuestros espacios, apoyando a noveles y notables artistas con la consecución de sus sueños, a través de la difusión e internacionalización de su arte. Y con su habitual y suave manera de ser, con esa sonrisa de paz y armonía que ilumina su rostro, nos cuenta parte de esta rica y satisfactoria experiencia.

¿Qué le motiva a fundar el Centro Cultural
Eduardo León Jimenes?

La idea surge desde la primera edición del Concurso de Arte Eduardo León Jimenes en 1964. En el discurso de premiación de ese año, mi tío, Eduardo León Asensio, presenta la necesidad de un espacio que pudiera exponer en el futuro y de manera permanente, la colección de arte que el certamen fuese constituyendo, para provecho del arte nacional y del público dominicano en general.
acercarse el centenario de la fundación de las empresas León Jimenes, los siete hermanos León Asensio deciden, honrando la memoria de sus padres, legarle a la nación dominicana un centro cultural y una radiodifusora, que expusieran lo mejor de la cultura, en especial del arte nacional y la música del mundo, respectivamente, en signo de reconocimiento por el apoyo recibido de nuestra gente, a lo largo de todo el trayecto de las empresas familiares. Así nacen, desde la Fundación Eduardo León Jimenes, el Centro León y la emisora Raíces.
Como directora de este importante centro cultural, ¿cómo puede narrar esta experiencia?

La experiencia del Centro León nos ha impactado a todos como familia. Cada nuevo proyecto, cada exposición, cada actividad del Centro León, nos llena de satisfacción y alegría, al ver la cosecha del trabajo cultural que se ha llevado a cabo. Los primos y primas de la tercera y cuarta generación de la familia León, hemos asumido como propio este compromiso que hicieron nuestros abuelos y padres, y hemos seguido apostando por una mejor nación. Por ello, priorizamos tanto los dispositivos pedagógicos dentro de nuestro accionar, de manera que la experiencia de la visita o la participación en una actividad, pueda tornarse en vivencia que impacte verdaderamente en las personas, permaneciendo y transformando la visión de la historia, del arte y la cultura.

¿Cuál es su opinión sobre la importancia del arte y la cultura para el desarrollo del país?

Desde el patrimonio cultural a las industrias culturales creativas, la cultura es facilitador y motor de las dimensiones económica, social y ambiental del desarrollo de cualquier país y el nuestro no es una excepción. Brindar a un niño educación es darle paso a su libertad y si es a través del arte, es permitir que la esperanza florezca, y ser parte de esa esperanza es tan inmenso, que resulta inefable.

Por esta razón, es muy importante para nosotros poder brindar este espacio de encuentro con el arte, la identidad y la cultura en el Centro León. Las visitas pedagógicas, dirigidas a grupos de todos los niveles de enseñanza del sistema educativo nacional, garantizan una experiencia única en contacto directo con las exposiciones, las colecciones y los recursos pedagógicos.

Hemos desarrollado además, la Metodología de Integración Artística (MIA), para acompañar a los docentes a descubrir y aprovechar, las posibilidades pedagógicas del uso de la literatura integrada a las artes.

También contamos con las Fichas para el diálogo, basadas en MIA que ofrecen herramientas para motivar a los escolares a conocer y aprender sobre las artes visuales dominicanas, a partir de la exposición Génesis y Trayectoria, que se muestra en el Centro León y que acopia un conjunto de obras que permiten reconocer distintas facetas de nuestra identidad.

¿Cuáles han sido las satisfacciones que puede mostrar a través de estos primeros 15 años
de apoyo al arte nacional?

Al cabo de estos años de arduo trabajo, por y desde la cultura de nuestra gente, el Centro León ha ido cosechando una serie de logros muy significativos, cuyos méritos los compartimos con nuestros públicos, y en especial, con la comunidad de artistas y creadores culturales del país. Y, en particular, los compartimos con la ciudad de Santiago y sus distinguidos ciudadanos, que a lo largo de estos años nos han acogido, acompañado y cuidado con un respaldo tan sincero, cálido y sostenido, que nos otorga una sólida base de sustentación.

En sus tres lustros de vida, el Centro León ha realizado un intenso programa con 3,300 actividades a las que han estado vinculados más de 2,000 artistas, y entre las que se incluyen 135 exposiciones nacionales e internacionales. A ello se suman 70 publicaciones, que han venido a complementar la labor expositiva, educativa, investigación y manejo de colecciones, programas formativos y de animación cultural, entre otras iniciativas.

Hemos tenido intercambios culturales con más de 300 instituciones, tanto locales como en el extranjero.
Por último, el Centro León ha recibido 40 distinciones nacionales e internacionales y de acuerdo al portal Tripadvisor, es el espacio cultural más visitado del Caribe. Todo esto ha sido posible gracias al apoyo permanente que la institución ha recibido de la Fundación Eduardo León Jimenes, de la Cervecería Nacional Dominicana y de patrocinadores y coleccionistas comprometidos con la promoción de la cultura y del arte dominicanos.
¿Cómo definiría el arte?

Toda creación que procure en lo bello y en lo sublime la expansión del espíritu humano, es arte. El arte es transgresor de la realidad, agitador de lo que está estancado; el arte, más que para contemplar es para dialogar, participar de él, enriquecer la memoria y activar la imaginación. Para Wassily Kandinsky, el gran artista ruso, “el arte va más allá de su tiempo y lleva parte del futuro”.

El arte suele ser producido por artistas que dedican todas sus energías al acto de crear, desde una sensibilidad superior y técnicas trabajadas. Pero, me atrevería a decir, que en otra escala, cada quien puede ser también un artista de su propia vida.

En cada gesto, desde preparar una comida para compartir con los demás, hasta en nuestros saludos cotidianos y matutinos, siempre habrá formas de mejorar el bienestar de todos, desde el ingenio de cada quien y la puesta en escena de ese ingenio. Y para lograrlo, basta saber que lo podemos hacer cada día mejor con solo poner intencionalidad y constancia en nuestros esfuerzos.

¿Cuál es su opinión sobre el talento artístico del dominicano?

Los dones artísticos de los dominicanos son asombrosos, muy ricos en diversidad, y llenos de presente y futuro. El dominicano tiene un sentido del humor extraordinario, repentista; su gestualidad corporal es de excepción; para lograr el día a día, su grado de invención, por vía del trabajo y la solidaridad, nos hablan de una sociedad en permanente estado de creatividad. Del lado de la comunidad artística, la creatividad que se respira en nuestro país es de mucha esperanza.

Varias generaciones de artistas confluyen hoy en un escenario de mucha actividad. La calidad de los trabajos que se han estado presentando en el Concurso de Arte Eduardo León Jimenes, sirven de referencia sobre la modernidad de nuestros creadores, volcados ya no solo hacia nuestras propias realidades, sino hacia una proyección internacional, en particular, hacia el Caribe, y en pleno diálogo entre nuestra cultura y las que viven en tierras extranjeras como es nuestra propia diáspora.

¿En qué ha consistido la celebración del 15 aniversario del Centro León?

Celebrar estos quince años del Centro León ha sido un programa en sí mismo. El viernes 12 de octubre de 2018 realizamos un acto que resultó muy emotivo, presidido por mi padre, don José León, junto a miembros de la familia León, amigos y colaboradores durante estos tres lustros. El 3 de octubre, día del aniversario, tuvimos un día de puertas abiertas, es decir, entrada gratuita a todas las exposiciones. Y un pasadía familiar el sábado 6, con diversas actividades de nuestro programa de animación cultural.

En adición, todos los viernes de octubre tuvimos presentaciones musicales en vivo: Pengbian Sang y Retro Jazz, Rafael Solano y Víctor Víctor, Marcos Almánzar y su trío y el concierto en Santiago del Dominican Republic Jazz Festival 2018. Cada mes estamos desarrollando actividades que celebran estos quince años y lo estaremos haciendo hasta octubre.

¿Cómo ha sido el trayecto de transformar el futuro de la cultura y el arte en nuestro país, dando paso a nóveles artistas y permitiendo que los mismos puedan mostrar su talento?

En 1964, fecha de la primera edición del evento, una foto icónica de Paul Giudicelli recibiendo el certificado de premiación por parte de mi tío Eduardo León Asensio, le ponía rostro a toda una generación de artistas que jugarían un rol fundamental en las artes nacionales, una cohorte histórica que protagonizaría por décadas, el arte moderno en República Dominicana.

Para la Fundación León Jimenes y para el Centro León, que los artistas sigan confiándonos su creatividad, nos llena de júbilo y compromiso. Pensamos y trabajamos para que días como el de la apertura de exposición y su premiación, lleguen. Esos momentos, no son solo una reiteración permanente de nuestros valores fundadores, sino también, y yo diría sobre todo: una oxigenación vital a todos nuestros esfuerzos y razón de ser como trabajadores de la cultura.

¿Qué pasos han dado para ayudar a la internacionalización del arte dominicano?

La internacionalización del arte dominicano ha sido uno de los objetivos del Centro León desde su fundación. Nuestro programa expositivo consiste en organizar, investigar y exponer colecciones y objetos artísticos y antropológicos que converjan en una representación plural sobre las identidades dominicanas y caribeñas. Siempre he sido creyente del poder de las artes para hacer armoniosas y fértiles las relaciones culturales entre los pueblos.

Por esto hemos tenido unas 15 exposiciones que hemos llevado fuera del país, como Reinvenciones, Fotografía dominicana post dictadura, a España; Concurso de Arte Eduardo León Jimenes: Selección de Obras Premiadas, a Nueva York; ¡Merengue! Visual Rhythms, se presentó en 6 ciudades norteamericanas; fotografías de Wifredo García, en Barcelona y Cuba.

La primera exposición retrospectiva de Natalio Puras Penzo, Apeco, se presentó en la Pinacoteca de Sao Paulo, Brasil. La exposición arqueológica Tesoros del Arte Taíno, ha ido a España y Colombia y en este 2019 irá a Guadalupe. Pero la internacionalización no está solo amparada en el programa expositivo. También consiste en la intervención del Centro León, sus especialistas y sus programas culturales en otros espacios, como la participación

en el Comité Internacional de Mecenazgo del Museo Reina Sofía de España y en la feria ARTBO de Bogotá el año pasado, o la Feria del Libro de Madrid y la Semana de la Cultura de Cuba, este 2019.

De igual modo, la recepción de especialistas internacionales en nuestras instalaciones, o a través de actividades junto a otras entidades: aquí podemos citar el encuentro internacional Tilting Axis, realizado el año pasado, una jornada para curadores, artistas y gestores culturales con énfasis en el Caribe; las residencias artísticas de la guadalupense Minia Biabiany y el martiniqueño Nicolás Derné, que gestamos junto al espacio cultural TropiquesAtrium. Próximamente también, tendremos un diálogo con la especialista española Carmen Reviriego sobre los retos del coleccionismo de arte en el siglo XXI. Estas acciones se articulan para extender los lazos de la dominicanidad en otras latitudes, en un constante viaje de ida y vuelta.

En estos 15 años, han patrocinado importantes exposiciones. ¿Cómo ha sido la acogida del público y la respuesta de los artistas?
El Centro León organiza, investiga y presenta exposiciones. También hemos contado con el valioso soporte de cientos de instituciones, empresas y coleccionistas que han cedido sus recursos, su labor profesional y sus colecciones, para que el público las disfrute. A propósito del público, en 15 años de operaciones, hemos contado con 2.3 millones de visitas y de ellos gran parte han sido estudiantes, lo cual nos motiva a continuar nuestro quehacer en favor de la cultura y el arte dominicano.

¿En qué consiste el Concurso de Arte Eduardo
León Jimenes, y desde cuando se realiza?

El primer Concurso de Arte Eduardo León Jimenes se realizó en 1964, con la intención de impulsar el desarrollo de las artes visuales y estimular la creatividad en las nuevas generaciones de artistas. Así ha continuado, cinco décadas después, acompañando a los artistas dominicanos. Ya se han celebrado 27 concursos y premiados 196 artistas, de la Colección Eduardo León Jimenes de Artes Visuales. El certamen entrega premios en metálico, reconocimientos y también residencias artísticas en colaboración con otras instituciones culturales.

No puedo negar que nos llena de satisfacción que luego de todo este tiempo, el Concurso de Arte reafirma en cada entrega su vigencia y contemporaneidad, preservando su vitalidad, como resultado de la continua investigación y monitoreo de la evolución en las artes y la cultura, concurso tras concurso, ajustando sus bases a los contextos nacionales e internacionales.

Por ejemplo, hemos pasado de convocar en tres categorías, pintura, dibujo y escultura, a incorporar nuevas como fotografía, videoarte, performance, instalaciones, participación de colectivos… Otro proceso en el que hemos innovado en las últimas ediciones, es el acompañamiento curatorial, donde el artista cuenta con el soporte de un especialista en arte y de esta manera, la creación en solitario toma una dimensión educativa y novedosa.

Cada edición del Concurso tiene varias etapas y distintos momentos a lo largo de dos años:
la convocatoria pública y abierta a los artistas dominicanos; la selección de 20 obras por parte de un jurado internacional, dando paso a la inauguración de la exposición con las obras seleccionadas, la cual permanece abierta durante varios meses. Y por último, la ceremonia de premiación, donde se dan a conocer los ganadores.

Recientemente celebraron la premiación correspondiente al año 2018. ¿Cómo definiría la participación y cómo fue el proceso de selección de los ganadores?

En esta convocatoria, sobresale la participación por inscripción de 241 artistas individuales y 10 colectivos de artistas, lo que representa un importante incremento en relación al Concurso anterior celebrado en 2016. De estos inscritos, un jurado internacional seleccionó 18 artistas individuales y un colectivo de artistas, cuyas obras están expuestas. Si algo caracteriza a esta edición, es la presencia mayoritaria de artistas jóvenes y de la diáspora.

El Concurso de Arte Eduardo León Jimenes es hoy mucho más que un certamen donde los artistas compiten. Es un programa de formación múltiple y complejo. Prácticamente, sin detenerse un solo mes, este programa genera proyectos y actividades encaminadas a la formación de los artistas, de los públicos y de los gestores culturales, al tiempo que desencadena un diálogo profuso que involucra a los sectores creativos, de comunicación y de gestión social en el país.

En cinco décadas, el concurso ha sabido evolucionar de manera participativa y tenemos la profunda convicción, de que la idea inicial se fortalece cada vez más, a través de la renovación de las bases, las cuales buscamos en cada ocasión poner más cerca del momento histórico que rodea cada edición. Queremos un concurso más dinámico, más caribeño, más cerca de la gente.

¿Para este 2019 cuáles proyectos tienen
en el Centro León?

En este 2019 continuamos con la misión de fomentar la creatividad, el respeto a las identidades y el mejoramiento de la habitabilidad a través de la educación, la promoción y la difusión de la cultura dentro y fuera del país.

En este sentido, en marzo llevamos la exposición Tesoros del Arte Taíno al Museo Memorial ACTe, de Guadalupe, en nuestro Caribe francófono. También, como parte de un convenio de colaboración con la Facultad de Arqueología de la Universidad de Leiden, Holanda, abrirá la exposición Lazos Caribeños en mayo próximo. Pero, sin dudas, el gran proyecto expositivo del 2019 será el homenaje al artista y diseñador dominicano Oscar de la Renta, que cerrará las celebraciones de nuestros 15 años con broche de oro.

Epílogo
Con una clara definición de su compromiso con su familia y con su país, María Amalia León de Jorge, se ha entregado por completo a esta hermosa obra de difusión del arte y la cultura, y sin el menor asomo de duda, siente una profunda satisfacción por el camino recorrido. Muy a pesar de los áridos y tristes desvíos que nos ofrece la vida, ella ha sabido sobreponer sus sentimientos y volcar en su trabajo el amor y el orgullo que le permiten sostener sus ilusiones y disfrutar de las variadas facetas de una misión que la compromete a fomentar la creatividad y a contribuir a la conformación de una sociedad más sensible, más consciente y más participativa.

Ella está convencida de que aprendemos sobre el pasado, el presente y el futuro, cuando apreciamos arte, porque el arte nos enseña las diferentes realidades culturales a través de generaciones, y mientras las apreciamos, somos capaces de combinar nuestra comprensión del mundo con nuestras emociones en el momento. Y haciendo un recuento de estos quince años, siente la inmensa satisfacción de haber podido abrir las puertas de la expansión del arte y la cultura en nuestro país, a través de un intenso programa que ya cuenta con 3,300 actividades a las que han estado vinculados más de 2,000 artistas, y entre las que se incluyen 135 exposiciones nacionales e internacionales.

Y en la tranquilidad de su hogar, siente la placidez del deber cumplido, y al tiempo de agradecer a Dios por todo lo que ha podido construir, repasa los valores que lo han hecho posible. Valores heredados de sus ancestros y que forman parte de su misión de vida, exaltando la integridad, el compromiso, la pasión, la innovación y la colaboración, que son tan necesarios para lograr propósitos.

Y mientras su mente recorre complacida las diferentes expresiones artísticas que llenan el espacio del Centro León, confirma que la apreciación del arte es una manera alternativa y hermosa de entender la vida, a nosotros mismos y a nuestro entorno. Y como artista de su propia vida, da pinceladas de alegría y satisfacción al lienzo desgarrado por la pérdida, convencida de que Dios la anima a seguir su camino. Un camino que ha iniciado con pasión y del que afirma convencida:
“El arte, más que para contemplar es para dialogar, participar de él, enriquecer la memoria y activar la imaginación”.
M.L.