Centroamérica espera la embestida de huracán Adrián

SAN SALVADOR.- Los países centroamericanos esperaban el jueves la embestida del huracán Adrián, un fenómeno inusitado que creció a ese nivel en su ruta hacia la región y que llegará de frente desde el Océano Pacífico y no del Atlántico.

   El presidente salvadoreño Tony Saca dijo en conferencia de prensa que Adrián alcanzó el grado de huracán y pidió a los salvadores mantenerse “en sus casas”.

   El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos, con sede en Miami, anunció que Adrián alcanzó el grado de huracán con categoría uno con vientos cerca de 120 kilómetros por hora y su epicentro se encontraba a unos 195 kilómetros al suroeste de San Salvador.

   Saca dijo en rueda de prensa que un avión de monitoreo del Centro de Huracanes de Miami, sobrevolará “el ojo de la tormenta” en las próximas horas.

   “Ha sido autorizado un vuelo de un caza huracanes que va a volar durante la madrugada en el ojo de la tormenta y nos va a dar un reporte más completo de la situación”, señaló.

   Adrián provocó las primeras lluvias la mañana del jueves en Centroamérica y se espera que éstas se incrementen en las próximas horas y causen estragos.

   Un piloto militar murió el miércoles en El Salvador al precipitarse su aeronave cuando se dirigía a la capital como parte del traslado de aviones a una base militar.

   Los gobiernos de Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua han declarado estado de emergencia en sus países, donde “hay lluvias generalizadas y se están intensificando”.

   El director del Servicio Nacional de Estudios Territoriales (SNET) de El Salvador, Antonio Arenas, aseguró que es la primera ocasión que la región es afectada “directamente” por un huracán desde el Océano Pacífico.

   “Nunca se ha dado que un evento se hubiese desarrollado en el Pacífico… es la primera vez”, agregó.

   Arenas recordó que el último incidente que afectó la región desde el Atlántico, fue en noviembre de 1998, con el denominado Huracán Mitch, que golpeó sin compasión la región.

   En los planes de los países centroamericanos están involucrados el ejército, la policía y distintas entidades oficiales.

   En Guatemala, Honduras y El Salvador se suspendieron las clases en todos los niveles y se prohibió la navegación en el litoral Pacífico.

   La Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres de Guatemala informó que se decretó “alerta máxima” en cuatro departamentos de la región este y centro del país.

   El presidente guatemalteco Oscar Berger, tras una reunión con su gabinete para evaluar la situación dijo que “no hay condiciones que nos conduzcan a ordenar evacuaciones. Los ríos no han crecido, las precipitaciones no son aún muy intensas y los vientos no son extraordinarios… pero no quiere decir que no tengamos amenazas”.

   El mandatario recibió un reporte de las medidas tomadas por los ministerios y aseguró que están “listos para resguardar a las personas y bienes que sean necesarios”.

   En Nicaragua, el director de la Defensa Civil del Ejército, coronel Mario Pérez Cassar, dijo a la AP vía telefónica que las estructuras de emergencia están en “alerta completa” en 43 municipios fronterizos con Honduras y cercanos a las costas del Pacífico.

   Agregó que el Comité Nacional de Emergencia y el Estado Mayor de la Defensa Civil han movilizado recursos y más de 200 efectivos y brigadistas para brindar atención a la población.

   El presidente hondureño Ricardo Maduro dijo que “todas las escuelas deberán estar cerradas para evitar problemas mayores… lo que intentamos es salvar las vidas de nuestros compatriotas”.

   El mandatario agregó en rueda de prensa que “los hospitales, la policía, el ejército y los bomberos están listos para ayudar a la población y evitar una tragedia porque Adrián dejará mucha lluvia por su paso por Honduras”.