Centroamérica y EU luchan por frenar migración niños

Washington. Los Gobiernos de Estados Unidos, México, Honduras, Guatemala y El Salvador han empezado a coordinarse para abordar la crisis humanitaria provocada por la llegada masiva de menores centroamericanos no acompañados a la frontera sur estadounidense.

La Administración estadounidense ha emprendido una ofensiva diplomática para contrarrestar la “campaña de desinformación” a cargo de las mafias sobre los proyectos de reforma migratoria en EEUU que estaría en la raíz de esta oleada de niños inmigrantes.

Los traficantes habrían difundido el rumor de que los menores que se encuentren en EEUU cuando la reforma se apruebe, podrán quedarse, lo cual es falso. El proyecto bipartidista de reforma de las leyes migratorias en EEUU no sólo no prevé esa vía de legalización, sino que se encuentra bloqueado en la Cámara de Representantes, donde la oposición republicana se opone a tramitarlo.

Mientras tanto, la cifra de niños que tratan de acceder a EEUU sigue creciendo y ya son 52 mil los menores no acompañados que han sido recogidos en la divisoria con México desde octubre, según el Departamento de Seguridad Nacional estadounidense.

Partiendo de Centroamérica, sobre todo de Honduras, Guatemala y El Salvador, y huyendo de la violencia, la pobreza y la falta de oportunidades, los menores cruzan México con la intención de entrar en EEUU de forma ilegal. Sin embargo, una vez acceden al país, las autoridades estadounidenses los detienen e inician un proceso de deportación, aunque la ley les prohíbe expulsarlos al proceder los niños de países que no comparten frontera con EEUU.

Los centros de retención que deben acoger a los menores a la espera de la resolución del proceso vieron sobrepasada su capacidad hace semanas ante la avalancha, por lo que los niños son recolocados en albergues y en bases militares.

En busca de respuestas a esta oleada que ha saturado la frontera entre Estados Unidos y México, los dirigentes de los países implicados se han reunido y han intensificado los contactos en los últimos días.

Guatemala acogió el viernes un encuentro multilateral para establecer estrategias comunes en el que participaron el jefe de Estado guatemalteco, Otto Pérez Molina; el presidente salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén; el vicepresidente estadounidense, Joe Biden, y representantes de Honduras y México. Biden anunció en Guatemala que la Administración que preside Barack Obama destinará a los tres gobiernos centroamericanos una partida de US 9,6 millones específicamente para “recibir y reintegrar a sus ciudadanos repatriados”.