Cepal llama a combatir la evasión fiscal en América Latina y el Caribe

La secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Alicia Bárcenas. EFE/Archivo
La secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Alicia Bárcenas. EFE/Archivo

Santiago de Chile. La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) llamó hoy a combatir la evasión fiscal, una de las principales debilidades de los sistemas tributarios de las economías latinoamericanas.   “Los ingresos tributarios constituyen la piedra angular del financiamiento básico de un Estado moderno y por ello es imprescindible priorizar la creación de una cultura impositiva en la que se penalice efectivamente a los evasores”, señaló la Cepal en el informe “Panorama fiscal de América Latina y el Caribe 2016”, difundido este martes.

El organismo calcula que la evasión del IVA equivalió en 2014 a 2,2 puntos del producto interno bruto (PIB) de la región y la del impuesto a la renta fue de 4,1 puntos, lo que suma unos 320.000 millones de dólares.

En algunos países, apunta el informe, las empresas evaden cerca del 70 % del impuesto sobre la renta, una cifra difícil de revertir, más aún en un escenario de desaceleración económica como el que vive América Latina.   Pese a ello, la Cepal hizo un llamado a aumentar los esfuerzos para evitar esta pérdida de recursos tributarios con la incorporación de tecnologías informáticas que permitan obtener y comparar datos provenientes de distintas fuentes.

El informe destaca que los países de la región consiguieron contrarrestar parcialmente el declive económico provocado por la caída de los precios de las materias primas con el aumento de los ingresos procedentes de diversas reformas tributarias.   Así, América Latina logró aumentar su presión tributaria 0,2 puntos porcentuales del PIB en promedio, principalmente por una mejora de la recaudación del impuesto sobre la renta.

“La ampliación de la base imponible de los tributos que gravan la renta estuvo presente en las reformas de la mayoría de los países, ya que se incorporaron tributos sobre los dividendos o distribución de utilidades y sobre los intereses, títulos, valores o ganancias, se limitaron las deducciones y se derogaron ciertas exoneraciones”, señaló la Cepal.   Aún así, las tasas efectivas que pagan los individuos del 10 % de mayores ingresos siguen siendo muy bajas, debido al tratamiento preferencial de las rentas del capital, sujetas todavía a una tributación menor que la de las rentas del trabajo.