Cerca del 50% cerdos granjas RD se producen por inseminación artificial

p5

LA VEGA
Cerca del 50% de la producción nacional organizada de cerdos se produce por inseminación artificial, principalmente en el Cibao Central, en donde está ubicada la mayoría de las granjas porcinas del país.
El semen y el material genético se lo suple a los porcicultores la empresa Biogenetik, que posee modernos métodos que potencializan el desempeño de las razas y permiten alcanzar el nivel superior en la producción cárnica.

Biogenetik es un banco genético que haciendo uso de los avances tecnológicos de la inseminación artificial, la reproducción de sementales y la crianza de cerdas madres desarrolla animales de alto valor cárnico, más saludables y aptos para el consumo humano, explicó Ralphe Mezard, gerente de producción de la empresa.

Dijo que “contamos con una infraestructura física con una población aproximada de 200 sementales de altos índices genéticos, que producen todo el semen necesario para inseminar unas 25,000 cerdas por año, que a su vez producen más de 500 mil cerdos para consumo cada año”.

La empresa está ubicada en Loma Miranda, pero por la seguridad como tiene que manejarse, con una seguridad extrema, se tomó como modelo la granja Bautista, situada en La Vega, para un día de campo, y ofrecer los detalles relativos a la inseminación y los resultados. Allí compartió con representantes de diferentes medios de comunicación uno de los anfitriones, el agroempresario Andrés Bautista.

Biogenetik tiene 250 cerdas bisabuelas que producen las abuelas de reemplazo de toda la línea maternal de sus clientes. Hemos logrado potenciar la calidad de la carne porcina en el país, con el compromiso con la mejora genética local, explicó Mezard. La empresa está asociada a la compañía francesa Choice Genetics, con laboratorios en Francia, Canadá, Estados Unidos, Brasil y otros países, quienes proveen la materia prima, el semen, los sementales y las cerdas bisabuelas, que permiten estructurar las variadas líneas genéticas creadas en el centro local y que son usadas por los productores nacionales para desarrollar cerdos magros.

Choice Genetics garantiza el avance genético actualizado, al suplir la tecnología de mejoramiento de calidad cárnica a través de material genético certificado. “Nos proveen los productos de más alto rendimiento a nivel mundial”, según Mezard. Además, Biogenetik se preocupa por el seguimiento de los servicios de inseminación y mejoramiento de los cerdos en las granjas de sus clientes, con visitas periódicas de técnicos calificados, quienes ayudan a lograr los resultados óptimos en la producción. “El producto final es un cerdo de alto desempeño, magro y con una excelente conversión alimenticia, lo que garantiza un corte de alta calidad y valor, a un costo más reducido”.

El núcleo porcino Biogenetik está emplazado en Loma Miranda, en la Cordillera Central, en unas 700 tareas que permiten la restricción del acceso público y dan un nivel de aislamiento que facilita el control de cualquier tipo de contaminación, según el gerente de producción. “Estamos totalmente libres de cualquier tipo de enfermedad porcina, lo cual garantiza que nuestros productos tengan la más alta calidad y sanidad. En el tiempo que llevamos trabajando en nuestras instalaciones, nunca se ha detectado algún tipo de enfermedad”.

Esa sanidad también obedece al riguroso control y al celo en el trabajo. Las visitas están restringidas y para entrar a la granja hay que pasar por una inspección de bioseguridad, que incluye la fumigación y baño por aspersión a los vehículos, las personas deben cubrir los zapatos con una bolsa plástica esterilizada y, si van a entrar en contacto con los animales, primero deben bañarse y vestirse con ropa suministrada por la administración del lugar.

La granja, también dispone de su propio sistema de potabilización de agua y usa los biodigestores para generar gas metano, con el que produce toda la electricidad que necesita y utiliza en las cocinas y en los calentadores. Además aprovecha los residuos para producir fertilizantes orgánicos que utiliza en pastos, frutales y cultivos de musáceas. Los residuos van a un depósito, para su aprovechamiento en biodigestores.