Cerco de seguridad rodeó Palacio durante marcha

http://hoy.com.do/image/article/204/460x390/0/A2B35817-7C9F-4642-98C2-DFD43CBAAFE2.jpeg

POR MANUEL JIMENEZ
El gobierno respondió ayer con un inusual despliegue de fuerza a la marcha que realizaron al Palacio Nacional organizaciones populares y profesionales que reclaman un cambio de política económica y el cese de los apagones, entre otras demandas.

Desde las primeras horas de la mañana, un contingente de efectivos antimotines de la Policía, protegidos por chalecos antibalas y portando escopetas, gases lacrimógenos y equipos, acordonaron todo el área del Palacio Nacional, en prevención de incidentes.

Las inusuales medidas de seguridad se concentraron especialmente del lado de la avenida México, en la parte posterior de la Casa de Gobierno, donde un cordón policial bloqueó el acceso de particulares hasta el interior del edificio.

Grúas y otros vehículos pesados propiedad de la Autoridad Metropolitana del Transporte (AMET) y de la Policía, fueron atravesados en las intersecciones de las avenidas México con doctor Delgado y México con 30 de Marzo, para bloquear el tráfico de vehículos.

Los manifestantes, que parecían superados en número por los agentes de la Policía, efectivos militares y oficiales de seguridad vestidos de civil, llegaron a las inmediaciones del Palacio Nacional poco antes del mediodía, lanzando consignas.

Hubo algunas escaramuzas entre manifestantes y los agentes del orden, pero sin ningún desenlace violento. Un oficial de la Policía que comandaba el contingente negoció con los promotores de la marcha para que se integrara una comisión que sería recibida por otra del Palacio Nacional. En eso transcurrió alrededor de media hora.

Fidel García, del Frente Amplio de Lucha Popular, FALPO, subió a una improvisada tarima para leer el documento que los patrocinadores de la protesta remitieron al presidente Leonel Fernández, en el que, entre otras cosas, se demanda la rebaja de los precios de los combustibles, de los alimentos, el cese de los apagones, aumento de salarios para los médicos y reposición de profesionales y técnicos cancelados en el gobierno.

Una comisión integrada por Carlos Dore Cabral, director de la Oficina de Información, Análisis y Estrategia de la Presidencia y el doctor Humberto Salazar,  asesor médico del Poder Ejecutivo, salió hasta la avenida Doctor Delgado, justo frente a la puerta de acceso al área de estacionamiento, para recibir el documento remitido al presidente Fernández.

Rafael Pérez Figuereo, presidente de la Central Nacional de Transportistas Unificada (CNTU), denunció, previo a hacer entrega del documento, “la represión” de las autoridades y citó algunos arrestos, pero sin identificar a los afectados.

Denunció, además, que antes de iniciarse la marcha, en las inmediaciones del hospital Luis Eduardo Aybar, al norte de la capital, el gobierno utilizó algunas maniobras para impedir que la gente se integrara a la protesta, entre ellas, colocar un camión repartiendo alimentos.

 Pérez Figuereo dijo que los grupos que integraban la protesta esperarán una respuesta del gobierno a sus demandas.

Dore Cabral aclaró que si habían acudido a recibir el documento era porque existe la decisión de analizarlo y dar una respuesta.

Dore Cabral no supo explicar el porqué a los dirigentes de la marcha no se les invitó hasta el interior del Palacio Nacional, aunque el propio Pérez Figuereo reconoció que el lugar de la entrega “era lo de menos”.

En tanto, un enorme taponamiento del tránsito afectó a todas las calles circunstantes al Palacio Nacional, durante se mantuvo la protesta y hasta poco después.