Cero ambiente en Medio Ambiente

La etapa más deplorable del llamado ministerio de Medio Ambiente es sin rodeos la actual que desempeña con un cuestionamiento 48,442 kilómetros cuadrados el ministro Bautista Rojas Gómez de cero ambiente y las denuncias desatendidas por el incumbente.

Es difícil que los periódicos no consignen en solo día las denuncias de degradación del escenario del medio ambiente, de talas de toda suerte de árboles, pinos en la cordillera Central, latifoliadas en la cordillera Septentrional, bayahondas en el Sur y la Línea Noroeste para hornos de carbón que en su mayor parte se lleva a Haití por mafias de políticos y militares y las granceras que socavan los lechos de los afluentes todos.

No hay visible una política de prevención para controlar el desastre ambiental cada vez más creciente, peligroso, que liquida las reducidas áreas boscosas cada vez menos, más deterioradas, sin un asomo de restaurar ninguna cuenca hidrográfica, sobre todo la del Yaque del Norte, principal arteria fluvial de la isla Española que, desde Jarabacoa, se inicia su agresión y referente de cloaca nauseabunda y pestilente, sobre todo su curso letal por Santiago de los Caballeros, polucionada por más de 300 cañadas.

El 27 de este mes de agosto, la Sociedad Ecológica del Cibao (SOECI), detonó nueva vez la alarma del desastre ambiental del Cibao, con su cloaca Yaque del Norte moribunda, ocupación de las áreas verdes de su curso, extracción indiscriminada de ámbar en la cordillera Septentrional, el desastre de las granceras insaciables y voraces, la deforestación de Diego de Ocampo, denunciado la misma fecha en el editorial de La Información.

Ni un asomo de reacción por Cero Ambiente, ni medio aviso de restaurar ni una sola cuenca, proteger un solo afluente de las granceras glotonas o eliminar una cañada.