Cerró XV Feria Artesanal; viene RD Primera Feria Internacional

Flores, muñecas, veleros en hilo, madera, cartón reciclado; figuras en metal son algunas creaciones.

La XV Feria Nacional de Artesanía (Fenart 2017) concluyó anoche en la Fortaleza Ozama, mostrando la calidad de las obras y el talento de las manos que fabrican este arte, y sus organizadores informaron que para diciembre de este año está planificada la Primera Feria Internacional de Industrias Culturales y Creativas, con la participación de todos los países del Caribe Insular.
La República Dominicana, que será anfitriona del evento que reunirá a Jamica, Cuba, Puerto Rico, Haití, Curazao, Saint Thomas, Aruba, Trinidad y Tobago, indicó el viceministro de Industrias Culturales y Creativas, Oscar Holguín-Veras Tabar, en entrevista a Hoy.
Con el eslogan “Lleva contigo artesanía hecha por Manos Dominicanas”, la vicepresidencia de la República y el Ministerio de Cultura montaron esta feria que reunió a 300 hombres y mujeres que aprendieron a trabajar la tradicional técnica de fabricar objetos con materiales de la naturaleza y sin la utilización de maquinaria. Cada pieza es distinta de la otra por más parecido que tengan, y son únicas en su estilo.
La novedad de la feria, según Holguín-Veras Tabar, y el director del Departamento de Patrimonio Cultural Inmaterial, pintor Geo Ripley, es que por primera vez, la Vicepresidencia de la República costeó los gastos de los artesanos, de manera que la venta fuera un beneficio total para estos creadores de figuras de origen dominicano, muy demandadas en el país y en el exterior.
Es la segunda ocasión que la Feria Artesanal se desarrolla en la Fortaleza Ozama, lo que la hace más significativa para la cultura, La Fortaleza Ozama es uno de los Monumentos Culturales históricos de la ciudad de Santo Domingo, en la República Dominicana, por ser este uno de los monumentos construidos por los españoles durante la época colonial. La zona fue declarada Patrimonio de la Humanidad. Falta que los artesanos logren internacionalizar sus ventas.
En la feria. Recorrimos las carpas para apreciar la labor creativa de estos hombres y mujeres que utilizan la materia prima básica y la transforman en piezas exclusivas, con vistosos colores.
Benita Pache es una de las mujeres que expuso en esta feria, celebrada del 8 al 12 de este mes, y cuyas obras con técnica mecánica aplicada redunda en un producto que aporta un servicio social y cultural,
Cerca de un letrero en que se leía: “Lo mejor del artesano”, Pache contó que se trasladó de la comunidad El Cedro, de Miches, provincia El Seibo, para participar con sus artesanías, elaboradas a base de las cubiertas de cocos y madera. Con una mesa hermosamente decorada, esta mujer se enorgullecía contando el proceso de elaboración de sus diminutas y sorprendentes figuras, como azucareras, tazas para aperitivos, flores. Tiene ocho años en el evento, pero dice que le gustaba la organización en el Parque Colón, en la Ciudad Colonial, porque iba más público. “Allá había más contacto directo con la gente. Aquí viene el que lo traen”, dijo refiriéndose al espacio que ocupan en la Fortaleza.
Como los demás artesanos, se queja de la competencia que tienen con el mercado de los chinos, que ofertan más barato.
Las ventas son a precio de producción. Gladys María Soto, fabricante de muñecas de tela, defiende la alta presencia de turistas. Sus muñecas las elaboran 26 socias en un centro de madres en Villa Fundación, Baní y se adquieren entre 700 y 200 pesos. Danía María García es una maestra de la artesanía en cartón, depuradas para exportar a Europa o Estados Unidos.