Cervecería AB InBev tiene peso político en mundo

19_01_2016 HOY_MARTES_190116_ Economía4 E

La empresa belga Anheuser-Busch InBev (AB InBev) es la mayor cervecera del mundo, con más de 200 marcas distintas que vende en Europa, Asia y América, señala Oxfam (Oxfam Intermón en España) en su informe Una economía al servicio del 1%.
“La empresa no solo domina el mercado, sino que tiene también un importante peso político. En 2014, AB InBev dedicó 3.7 millones de dólares a actividades de “lobby” para influir sobre el Gobierno estadounidense”, agrega.

Indica que 56 de los 141 informes de “lobby” que presentó versaban sobre cuestiones fiscales.

AB InBev ha utilizado su poder para influir deliberadamente sobre legislación de interés público, por ejemplo la introducción de estándares voluntarios en materia de publicidad con el objetivo de evitar las limitaciones relativas a la publicidad dirigida a la población joven.

Antes del Mundial de fútbol de 2014 en Brasil, la empresa se asoció con la FIFA para presionar al Gobierno brasileño con el objetivo de que este modificase la ley que prohíbe el consumo de alcohol en los partidos de fútbol, y así poder vender sus productos

El predominio de las grandes empresas también afecta a los pequeños minoristas. Actualmente, el Departamento de Justicia de Estados Unidos está investigando las acusaciones formuladas contra AB InBev, que afirman que la empresa compra a las empresas distribuidoras, limitando así la competencia y dificultando que las pequeñas empresas cerveceras consigan colocar sus productos en las estanterías de las tiendas.
El empresario brasileño Marcel Hermann Telles debe gran parte de su fortuna a su control sobre las acciones de AB InBev, de las que es propietario a través del fondo de capital privado, resalta el informe.