Céspedes afirma buscan venganza

POR DIEGO PESQUEIRA
El ex procurador general de la República, doctor Víctor Manuel Céspedes Martínez, denunció ayer que la jueza que hoy conocerá su caso fue sometida por él en una ocasión a un juicio disciplinario por ante la Suprema Corte de Justicia (SCJ), por la comisión de faltas en el desempeño de sus funciones.

Céspedes Martínez dijo tener la certeza de que la solicitud de medidas coercitivas hechas por la Fiscalía del Distrito Nacional en su contra, forma parte de una conjura encaminada a dañar su imagen.

Con esta situación de implicarme en ese expediente, que yo mismo inicié la investigación y la dejé en el escritorio del procurador Domínguez Brito, se pretende dañarme, pero voy a demostrar que no hay indicios y en consecuencia tanto el fiscal como la jueza quedarán desenmascarados en los tribunales del país?, dijo Céspedes Martínez.

Presentó copia del sometimiento que en fecha 9 de agosto de este año hizo contra la magistrada Garib Holguín ante un requerimiento del periodista José Guillermo Gómez, representado por el doctor Carlos Balcácer.

A juicio del ex procurador, la magistrada Garib Holguín debió inhibirse tan pronto recibió el apoderamiento respecto a las medidas coercitivas solicitadas en su contra por la Fiscalía del Distrito Nacional, tras señalar que lo primero que hace un juez es actuar según su competencia.

?La magistrada Garib Holguín actúo de manera no prudente  al aceptar conocer mi caso, por lo que me hace presumir que se trata de una conjura orquestada en mi contra entre ella y el fiscal del Distrito Nacional?, apuntó Céspedes Martínez.

En la querella se acusa a dicha magistrada de la supuesta violación a la Ley de Carrera Judicial número 327, de fecha 9 de julio de 1978, en perjuicio del periodista Gómez.

En la instancia, remitida al alto tribunal de justicia, Céspedes Martínez detectó indicios claros, precisos y concordantes, que hacen presumir que la magistrada Garib Holguín, del primer juzgado de Instrucción del Distrito Nacional, incurrió en la comisión de faltas en el ejercicio de sus funciones, en perjuicio del querellante (el periodista Gómez).

En cuanto a las acusaciones en su contra, afirmó que no tienen asidero jurídico, puesto que fue él quien detectó las irregularidades cometidas por un empleado de la Dirección General de Prisiones y de inmediato dictó orden de prisión en su contra y el inicio de una investigación.

Sostuvo que dejó bien encaminada la investigación, pero que no quiso terminarla en el período de transición para evitar comentarios negativos.

?Dejé ese caso prácticamente terminado con grabaciones, interrogatorios y otras piezas, pero resulta que ahora éstas personas de la Fiscalía pretenden hacer creer que fueron ellos que descubrieron la irregularidad?, dijo.

Manifestó que hay recortes de periódicos que sustentan su planteamiento y hasta un plazo que dio a uno de los implicados para que devolviera el dinero que había cobrado a las reclusas supuestamente para gestionarles la libertad.

Dijo que con su caso, la magistrada Garib Holguín tácitamente obvio inhibirse, como entiende que era su deber.