Chacho Puebla, un publicista y héroe de Cannes en la búsqueda de la felicidad

29_10_2015 HOY_JUEVES_291015_ ¡Vivir!7 C

Si existe un galardón al que aspiren los creativos es a uno de los leones del Festival de Publicidad de Cannes, y el argentino Horacio “Chacho” Puebla ya lleva 41 de ellos.
Pero para este entusiasta de la creatividad con unos 27 años trabajando de lleno en la publicidad y cuya biografía de Twitter indica simplemente “Ganas de hacer. Todo el tiempo”, los leones no son la panacea de los publicistas. De hecho, comenzó su conferencia para los diez años de Cannes en República Dominicana ante un nutrido grupo de jóvenes publicistas con la sugerente imagen de un león que mira impasible desde el fondo de un retrete, y la simpática cuestionante “¿Para qué sirve un león?”
Puebla es el director creativo, ejecutivo y socio en LOLA/ LOWE España, agencia a la que el argentino ha catapultado al éxito desde su entrada en el 2011 y que fue la agencia española más premiada en el Festival de Cannes en su edición de 2014.

Sin embargo, tanta fama, solo le vale en el ámbito de los publicitarios y él es el primero en reconocerlo: “La publicidad no te va a hacer famoso, te va a hacer famoso solo para los publicistas”.

A pesar de eso, sus trabajos y producción creativa han alcanzado a un público inmenso, como el que realizó para la revista deportiva “Líbero” o “Grandmother Tips”.

“El ego es el enemigo del crecimiento”. Dentro de la conferencia, Puebla motivó a los asistentes a conocer las verdaderas motivaciones que impulsan su trabajo creativo.

“Nosotros en la agencia pasamos mucho tiempo definiendo nuestros objetivos. Las buenas decisiones solo dependen de conocer el objetivo final”, declaró.

Puebla considera el ego como un enemigo del crecimiento personal de los publicistas, quienes a veces se obsesionan con la idea de alcanzar este tipo de premios sin una visión clara de lo que realmente persiguen como profesionales.

La fórmula secreta para ganar en Cannes. No existe, afirma Puebla, excepto algunos criterios generales que son de dominio público: “Es importante que se entienda la idea en algunos 30 segundos, que la idea sea universal, que cambie algunos de los paradigmas que existen sobre ese producto o sobre esa categoría, que esté muy ‘linkeada’ a la gente, y si lo está a un nivel muy macro, en el sentido de que cualquier persona de cualquier país entienda la idea o la importancia que esta tiene, hay más ‘chance’ de ganar. En realidad es muy subjetivo. Es cuestión de gustos, lo que sí hago es que triangulo mucho. Es decir, nunca tomo una decisión solo. Doy la decisión final, pero antes de tomarla, lo charlo bastante”, apunta.

Desde la experiencia de Puebla, que tiene todo un equipo de creativos a su mando, existen cinco destrezas primordiales que todo buen publicista debe tener: “paciencia, pasión, saber conceptualizar, el ‘crafting’ (cuidado con los detalles) y el quinto -que para mí es el más importante de todos-, es ser buena gente”, afirma un sonriente Puebla.
“Lo que he aprendido es que lo importante es conocerse a uno mismo. A la única persona que no podés mentir es a vos mismo”.

“Pasáte más tiempo conociendo qué es lo que vos querés, eso te va ayudar a estar más tranquilo en las decisiones que vas a tomar. Parece que muy poca gente se hace esa pregunta: ‘¿cuál es mi objetivo acá?’, es una de las grandes preguntas de la humanidad ‘¿para qué estamos acá?’… bueno, ¡pero hacétela!”, dice con una carcajada.

Afirma estar en su propia búsqueda personal, y se ha encontrado dando charlas con un mensaje más humano y menos empresarial de la publicidad. “Pero otra vez creo que es ese equilibrio el que hay que buscar: entre el lado humano y el lado empresarial”, concluye.